Salvador Guerra, campeón de Europa sub 14

Marta García, plata en sub 16; Miguel Santos, bronce en sub 18; Habans y Plaménova, 4º y 5ª en sub 8

El marbellí Salvador Guerra, 17º en la lista inicial, se ha proclamado campeón de Europa sub 14 en Praga tras vencer en la última ronda al líder, el bielorruso Viachaslau Zarubitski. Guerra, con 7,5 puntos en 9 partidas ha superado en medio punto al ruso Andréi Yesipenko, primer cabeza de serie. Es el segundo oro de un español desde que Paco Vallejo fue campeón del mundo sub 18 en 2000 (Xavier Vila fue campeón de Europa sub 18 en 2008).

 Europeojuv
e izquierda a derecha, los españoles Valentina Plaménova (5ª en sub 8), Marta García (plata en sub 16), Salvador Guerra (oro en sub 14), Miguel Santos (bronce en sub 18) y Javier Habans (4º en sub 8). Yudania Hernández (FEDA)
Salvador Guerra
Sallvador Guerra, campeón de Europa sub 14 FEDA

Guerra, campeón de España sub 16 a pesar de que sólo tiene 14 años, aprendió a jugar a los cinco con su abuelo Andrés, pero la pasión por el ajedrez le enganchó en el colegio, donde además logra abundantes sobresalientes y notables, y exhibe una memoria excepcional. Esta cualidad y su brillo en el juego estratégico le diferencian de casi todos sus rivales de la misma edad. Es miembro del Ajedrez Metro Club, de Marbella, que destaca por los éxitos frecuentes de sus jugadores más jóvenes.

Hace unos años era supersticioso -llevaba siempre una piedra consigo porque creía que le daba suerte-, pero ya no. También aprendió a relajarse y mantener la concentración, para contener los nervios, que le dieron algún disgusto en sus primeros años. La Federación Española de Ajedrez tiene contratado a un psicólogo, Carlos Martínez, a quien incluye en la delegación que viaja cada año a Mundiales y Europeos.

Aún muy excitado por su sorprendente medalla de oro, Guerra resumió así las claves del éxito, preguntado por EL PAÍS: “La preparación de las partidas; en la mayoría he logrado obtener muy buenas posiciones; y la concentración, que me ha servido para estar muy atento a todas las variantes peligrosas de mis rivales”.

El marbellí es muy consciente de que debe su triunfo a mucha gente: “Quiero agradecer este título a mi entrenador, José Carlos Ibarra. A Jordi Magem, mi preparador durante todo el torneo. Al psicólogo, Carlos Martínez. A Daniel Gutiérrez, mi primer entrenador en Marbella. A todos mis compañeros del ajedrez Metro Club de Marbella. Y muy especialmente a toda mi familia, que siempre me ha ayudado y apoyado para lograr este objetivo”.

Salvador Guerra, a punto de empezar hoy la última ronda en Praga frente al bielorruso Zarubitski Yudania Hernández (FEDA)

Martínez hizo este perfil psicológico del campeón de Europa: “Salva reúne excelentes habilidades para la competición: muy concentrado en cada partida, es un gran trabajador en todos los sentidos. Muy activo y sin miedo al resultado, siempre buscando posiciones interesantes y dinámicas. Muy fuerte mentalmente, ha sabido aguantar la presión de ir sumando cada una de las rondas”.

Marta García, minutos antes de la última ronda, hoy en Praga Yudania Hernández (FEDA)

Gran actuación de los españoles

Además del oro de Guerra, España ha logrado la mejor actuación global de su historia, con una plata, un bronce, un cuarto y un quinto puestos. La nueva subcampeona de Europa sub 16 es Marta García Martín, de Mislata (Valencia), que estuvo cerca de la medalla de oro hasta el último minuto tras vencer a la griega Anastasia Avramidou, pero finalmente fue la alemana Fiona Sieber quien se llevó el primer puesto, con medio punto más.

Miguel Santos, minutos antes de la última ronda, hoy en Praga Yudania Hernández (FEDA)

Marta, 9ª en el reciente Campeonato de España sub 16 absoluto, celebrado en Linares, y por tanto campeona femenina como primera mujer clasificada, se distingue por su ambición: su objetivo suele ser ganar los torneos, no sólo llevarse el premio especial a la mejor mujer. Sus resultados son a veces irregulares por los nervios, pero en Praga ha logrado controlarlos: “Una de las claves ha sido precisamente la confianza, sentirme cómoda durante las partidas y con mucha motivación. También han sido importantes las preparaciones para ir a la partida segura y sabiendo que has hecho tu parte”.

Javier Habans, minutos antes de la última ronda, hoy en Praga Yudania Hernández (FEDA)

La valenciana mencionó en primer lugar a su entrenador, Julen Arizmendi, y a su club de Mislata. Y coincidió con Guerra en su agradecimiento a Magem y Martínez. “Y especialmente a mi familia, por apoyarme y acompañarme durante todos estos años”.

La descripción del psicólogo subraya “la concentración, intuición y mucha ambición deportiva”. Y añade: “Es una jugadora muy sosegada y tranquila, sabe medir perfectamente las partidas y rendir de forma impresionante en los finales de torneo. Además es muy técnica, y sabe gestionar muy bien los momentos psicológicos más complejos”. Martínez recalcó, por otro lado, “la importancia del buen ambiente cada día en la delegación española en este tipo de torneos; no cabe duda de que estos éxitos son de los jugadores, pero también son fruto de una gran labor colectiva”.

Valentina Plaménova, durante su partida de hoy en Praga Yudania Hernández (FEDA)

El sevillano Miguel Santos, de Utrera (Sevilla), bronce en sub 18, es una de las grandes promesas españolas desde niño, y tiene ya el título de Maestro Internacional. A pesar de algunos altibajos, ha logrado llegar a sub 18 con una calidad indiscutible. La noticia de su medalla llegó cuando toda la delegación española pensaba que iba a ser cuarto por peor desempate que el polaco Lujasz Jarmula, pero las carambolas de resultados de la última ronda dieron el tercer puesto al andaluz, a quien este periódico no pudo localizar en el momento de enviar esta crónica.

Es demasiado pronto para hacer cábalas sobre el navarro Javier Habans, 4º en sub 8, y la segoviana Valentina Plaménova, 5ª en el sub 8 femenino, residente en Palazuelos y búlgara de origen, aunque formada como ajedrecista en España. A juzgar por lo muy en serio que se toman en algunos países la preparación de los niños desde los 6 años, puede asegurarse que ambos tienen, como mínimo, un gran talento, y muy probablemente un buen entrenamiento. El nivel técnico en ajedrez de los mejores del mundo de esa edad es mayor que en ningún otro deporte.

Suele ser muy frecuente que los niños más sobresalientes dejen de ir al colegio para dedicarse exclusivamente al ajedrez, educados en casa por sus padres, desde los diez o doce años en los países de la extinta URSS o en India. En España eso está prohibido por la ley. La Federación Española trabaja durante todo el año con un grupo de jugadores destacados, desde sub8 hasta sub 20, a quienes pone a cargo de entrenadores especializados.

Aunque desde la medalla de oro de Vallejo en el Mundial sub 18 de 2000 ha habido algunas más, aisladas, en diferentes categorías de Europeos y Mundiales, España no había metido nunca a cinco jugadores entre los cinco primeros de ninguna de ambas competiciones. Dado que es el país del mundo que organiza más torneos internacionales, y que el Congreso de los Diputados tomó el 11 de febrero de 2015 la decisión unánime de apoyar el ajedrez como herramienta pedagógica, no es aventurado suponer que este éxito colectivo marca el inicio de un periodo de franca progresión deportiva.

Sin embargo, el dinero disponible para el cuidado y entrenamiento de los jóvenes talentos es muy escaso. Entre otras razones, porque la FEDA no quiere subir el precio de las licencias, uno de los más bajos en todos los deportes en España, debido a las frecuentes protestas de las federaciones autonómicas cada vez que alguien lo propone. Quizá sea el momento de plantearse con seriedad ese asunto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*