Análisis de Leontxo

El miedo mutuo lleva al desempate en el Mundial de ajedrez

Carlsen y Caruana (6-6 tras 12 tablas) se jugarán el título este miércoles en partidas rápidas

https://elpais.com/deportes/2018/11/26/actualidad/1543232546_758449.html

Ampliar foto Un momento de los primeros minutos de la duódecima partida entre Carlsen (izquierda) y Caruana Patricia Claros

Leontxo García

Londres 26 NOV 2018 – 23:53 CET

La multitud de aficionados que seguían por Internet el 12º asalto del Mundial a la espera de grandes emociones sufrieron una gran frustración: Magnus Carlsen ofreció tablas en el momento más tenso, cuando todo podía pasar y con Fabiano Caruana apurado de tiempo. Por primera vez en una historia de siglos, todas las partidas lentas de un Mundial han terminado en tablas (6-6). El desempate se disputará este miércoles en rápidas. El noruego se considera favorito, pero su juego actual en Londres no enamora.

Todo parecía depender de la actitud de Caruana: ¿se conformaría con el éxito parcial de forzar un desempate tras terminar invicto las doce partidas, o estaba dispuesto a arriesgar? La húngara Judit Polgar, comentarista oficial, acertó: “Debe arriesgar, porque sus posibilidades de ganar hoy con blancas son mayores que las de ganar el desempate rápido”. Y el estadounidense lo hizo, repitiendo la incisiva apertura de las partidas octava y décima.

Carlsen evitó la línea más conocida de esa defensa -la variante Pelikán de la Defensa Siciliana- pero eligió la segunda más practicada. Sin embargo, Caruana confesó después que eso le había sorprendido. El caso es que se llegó a una posición equilibrada, quizá algo mejor para las negras del escandinavo en cuanto a sus perspectivas de ataque, pero con el riesgo para él de llegar a un final inferior si su adversario neutralizaba la ofensiva.

Era lo ideal para la última partida de un duelo con el máximo grado de emoción; todo podía pasar. Además, Caruana se estaba apurando peligrosamente de tiempo: tras la jugada 25 disponía de solo 15 minutos para llegar a la 40. Justo ahí, Carlsen se quitó la chaqueta, al parecer dispuesto para una pelea a navajazos.

Pero el suspense y la emoción creciente solo duraron seis lances más. En el 29, Carlsen reconfirmó que está en baja forma, cuando hizo una jugada normal en lugar de la que se espera de un campeón si existe la posibilidad de atacar a saco a un rival apurado de tiempo. Aún así, la posición seguía llena de vida pero, tras hacer su jugada 31, el noruego ofreció tablas. Caruana pensó durante varios minutos, y las aceptó.

Luego, en la conferencia de prensa, el campeón mostró una posible continuación que llevaba a una posición de probable empate. Pero las máquinas indican que había otras mucho más agudas. Carlsen no tuvo reparo en decir que se considera favorito para el desempate rápido, porque su rendimiento en esa modalidad durante los últimos años ha sido superior al de Caruana, aunque debe tenerse en cuenta que este ha mejorado mucho en los últimos meses.

Las reglas del desempate

Caruana centra las piezas antes de la duodécima partida L.G.

L.G.

El desempate se jugará el miércoles a las 15.00, hora local (16.00, hora peninsular española). Primero se disputará una serie de cuatro partidas rápidas (25 minutos por bando más diez segundos añadidos tras cada movimiento). Si aún persistiera el empate (2-2), un máximo de cinco tandas de dos partidas relámpago (cinco minutos más tres segundos). Si aún hubiera igualdad tras esas catorce partidas, muerte súbita: cinco minutos para las blancas, obligadas a ganar, y cuatro para las negras.

Preguntados ambos por el efecto frustrante que este desenlace y los doce empates del duelo pueden producir en la promoción del ajedrez en el mundo, Carlsen zanjó el asunto con laconismo: “No sé”. Caruana elaboró un poco su respuesta: “Jugamos de acuerdo con las reglas actuales. Si quieren cambiarlas, lo hablamos e intentamos adaptarnos”.

Una hora antes, el ruso Arkadi Dvorkóvich, nuevo presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), dio a entender durante una entrevista con Polgar que estudia cambios: “Aunque el empate sea el más natural de los resultados de una partida, voy a escuchar las abundantes ideas que mucha gente está proponiendo. Las dos prioridades de mi gestión van a ser la aplicación del ajedrez como herramienta educativa en los colegios y potenciar las retransmisiones en directo por Internet. Para lo segundo es fundamental que haya emoción”.

En el pronóstico para el desempate rápido deben tenerse en cuenta factores complementarios a lo que dice el escalafón de esa modalidad, favorable a Carlsen. A juzgar por lo visto a lo largo del duelo, Caruana es más sólido psicológicamente y está mejor preparado en las aperturas. Sin embargo, hay un factor que favorece al actual campeón: su genialidad, que está echando una larga siesta, puede despertarse en cualquier momento; sobre todo, en el decisivo.

Empate épico en el décimo asalto

Caruana y Carlsen arriesgan mucho por fin; el marcador queda igualado (5-5) a falta de dos partidas

El empate en ajedrez puede ser glorioso, como en fútbol, y este lo fue. Fabiano Caruana se lanzó por fin contra el campeón, en la 10ª partida, y permitió que Magnus Carlsen le atacase por el otro flanco. Lo que siguió fue boxeo mental de calidad exquisita durante 5,5 horas hasta que se acordaron las tablas entre grandes aplausos del público. Tras diez empates (5-5), el noruego tendrá las piezas blancas este sábado en el penúltimo asalto del Mundial de Londres.

El aspirante podía arriesgar, aplazar el riesgo para el lunes en la última o especular con una guerra de nervios. Eligió lo primero, y el campeón estuvo a la altura, con lances geniales y ataques en flancos opuestos, que obligan a equilibrar las jugadas agresivas y defensivas.

Por si faltaba algo, llegaron los apuros de tiempo para ambos en una posición muy complicada, cuando aún quedaban seis jugadas para superar el control de la 40, con solo 6,5 minutos en el reloj de Carlsen, y dos en el de Caruana.

Lo pasaron con la posición equilibrada, pero después Carlsen se pasó de frenada en su ansia por ganar y cometió una imprecisión que Caruana aprovechó con la precisión de una máquina. Por fortuna para el noruego, era una posición de tablas técnicas (torre y tres peones contra torre y dos en el mismo flanco).

“Ha sido una lucha tremenda, muy complicada y con mucho en juego”, dijo Carlsen nada más salir del escenario. “Yo veía que mi ataque podía ser de mate, pero también sentía una gran presión en el flanco opuesto”, admitió. “Y al final tenía tantas ganas de ganar que me he pasado de agresivo”.

Caruana, mucho más tranquilo (al menos en apariencia), como siempre, no dijo nada especialmente llamativo, y coincidió mucho con su rival: “Es una variante de gran riesgo para ambos. Yo sabía que podían darme mate, pero también confiaba en mi presión en el ala opuesta”.

En todo caso, muchos jugadores de élite hubieran cometido errores graves bajo tanta tensión, pero no estos dos. Si todos los empates fueran así, las propuestas para cambiar las reglas del ajedrez serían innecesarias.

Tablas tras una gran pelea

Caruana arriesga, Carlsen está a la altura pero luego yerra y finalmente arranca medio punto

[Event “Final Mundial (10). Londres”]
[White “F. Caruana (2.832, EE.UU)”]
[Black “M. Carlsen (2.835, Noruega)”]
[Site “”]
[Round “”]
[Annotator “”]
[Result “1/2-1/2”]
[Date “2018.11.22”]
[PlyCount “107”]

1. e4 { La mejor partida del duelo hasta ahora, sin duda alguna. Defensa Siciliana
(B33):} c5 2. Nf3 Nc6 3. d4 cxd4 4. Nxd4 Nf6 5. Nc3 e5 6. Ndb5 d6 7. Nd5 Nxd5 8. exd5 Nb8 9. a4 Be7 10. Be2 0-0 11. 0-0 Nd7 12. b4 $5 ({(novedad; la
octava partida siguió con} 12. Bd2 f5 {)} )a6 13. Na3 a5 14. bxa5 $5 ({
(sería muy bueno saber por qué Caruana rechazó la coherente} 14. c3 {)} )Rxa5 15. Nc4 Ra8 16. Be3 f5 17. a5 f4 18. Bb6 $1 {(este alfil vale menos
que el caballo de c4)} Qe8 19. Ra3 Qg6 20. Bc7 ({(es probable que, al elegir
esta jugada, Caruana rechazase un empate rápido:} 20. Re1 e4 21. Bh5 Qf5 22. Bg4 Qg6 23. Bh5 {)} )e4 ({(ya se podía jugar} 20… b5 $3 {, con la idea
} 21. axb6 ({-quizá} 21. Nb6 {sea lo mejor-} )Rxa3 22. Nxa3 Nc5 {
, y las negras estarían muy bien para atacar)} )21. Kh1 {(diagrama)} b5 $3 {
(echar al caballo de c4, aun a costa de un peón, fortalece el ataque negro)} 22. Nb6 ({(} 22. axb6 {sería muy peligroso:} Rxa3 23. Nxa3 f3 24. gxf3 Ne5 25. Rg1 Qh6 {, con tremendo ataque)} )Nxb6 23. Bxb6 Qg5 $5 ({(lo normal
sería} 23… b4 24. Ra4 Bf6 25. Rxb4 Bc3 26. Ra4 Bd7 27. Ra3 Bb2 28. Rb3 Be5 {
)} )24. g3 ({(las máquinas aceptan el regalo con} 24. Bxb5 {, pero} Rf6 {
, daría mucho ataque)} )b4 ({(tras} 24… f3 $6 25. Bxb5 Qh5 26. Re1 {
, para Af1, el ataque ya no sería tan fuerte)} )25. Rb3 Bh3 26. Rg1 f3 27. Bf1 Bxf1 28. Qxf1 Qxd5 29. Rxb4 Qe6 30. Rb5 $1 {(para contestar a d5 con Dd1)} Bd8 {(a Caruana le quedaban 11 minutos; a Carlsen, 9)} 31. Qe1 Bxb6 32. axb6 Rab8 33. Qe3 Qc4 ({(lo más agudo era} 33… Rfc8 34. b7 Rxc2 35. Qa7 Qe8 36. Rgb1 h6 $1 {)} )34. Rb2 Rb7 {(minutos: 6,5 y 2)} 35. Rd1 Qe2 $1 36. Re1 ({(había
trampas como} 36. Qd4 $2 e3 37. c4 exf2 $1 {, y las negras ganan} 38. Rc2 )({
o esta otra, aún más bonita:} 36. Qb3+ Kh8 37. c4 Rxb6 )Qxe3 37. Rxe3 d5 38. h4 Rc8 39. Ra3 Kf7 40. Kh2 Ke6 41. g4 Rc6 42. Ra6 Ke5 43. Kg3 h6 44. h5 Kd4 $6 ({(debilita el peón de d5; lo más ortodoxo era} 44… g5 {)} )45. Rb5 $1 Rd6 $6 ({(todo indica que era el momento de buscar el empate con} 45… e3 $1 46. fxe3+ Kxe3 47. Rxd5 Rxc2 48. Re5+ Kd4 49. Rf5 Rg2+ 50. Kxf3 Rb2 {)} )46. Ra4+ Ke5 47. Rab4 Ke6 48. c4 dxc4 49. Rxc4 Rdxb6 50. Rxe4+ Kf7 51. Rf5+ Rf6 52. Rxf6+ Kxf6 53. Kxf3 Kf7 54. Kg3 {, tablas. Con tres peones contra dos en el
mismo flanco, el empate es seguro entre jugadores de este nivel.} 1/2-1/2

Carlsen aprieta, pero en vano

Caruana, muy firme, fuerza el 9º empate (4,5-4,5) y jugará con blancas dos de las tres últimas partidas

Magnus Carlsen afronta en el Mundial de Londres una situación casi tan difícil como la de hace dos años en Nueva York, cuando estuvo a punto de perder el título ante Serguéi Kariakin. Su buena preparación para la 9ª partida le dio una pequeña ventaja, pero la férrea defensa de Fabiano Caruana produjo el 9º empate (4,5-4,5). El estadounidense tendrá la iniciativa de las piezas blancas en dos de las tres últimas, pero partiría como teórica víctima en un eventual desempate de partidas rápidas. La 10ª se juega este jueves.

“No estoy de acuerdo con quienes ven a Magnus como claro favorito en un desempate. Pero ahora no es el momento de pensar en eso. Quedan tres partidas al ritmo clásico, y pueden pasar muchas cosas en ellas”, dijo Caruana, muy tranquilo y dando la imagen de estar muy seguro de sí mismo, durante la conferencia de prensa.

Ciertamente, el aspirante tiene motivos para sentirse confiado y sereno. La obra de Carlsen está llena de partidas similares a esta novena: pequeña ventaja de apertura, vueltas y vueltas al torniquete de la presión durante horas y horas, hasta que el rival sucumbe, por cansancio o desequilibrio nervioso, que se traducen en falta de precisión defensiva.

Pero Caruana es de otra pasta. Probablemente no sea acreedor -al menos, por ahora- de la etiqueta de genio, que nadie le discute a Carlsen, pero es durísimo en cuanto a conocimientos técnicos y también en lo que respecta al control de las emociones y de la tensión. En este noveno asalto, el noruego logró casi una hora de ventaja en el reloj, pero esa fue toda su renta; esta vez no llegó a tener una posición ganadora (como en el primer asalto) ni mucho menos.

Hace dos años, Carlsen perdió la 8ª ante Kariakin tras siete empates, y luego ganó la 10º, y posteriormente el desempate rápido con cierta claridad. Pero su juego en los últimos meses es peor que el de hace dos años: con este noveno empate en el Mundial ya lleva catorce consecutivos, la mayor racha sin ganar de toda su carrera.

Además, Caruana no solo es tan duro como Kariakin en cuanto a la preparación de las aperturas y su excelsa técnica defensiva. Es mucho más incisivo que el ruso, y si Carlsen se atreviera a jugarse el todo por el todo en una posición muy complicada, el estadounidense podría estar a su altura.

Carlsen mostraba ayer una tirita en su ceja derecha, fruto de un golpe durante el partido de fútbol que jugó el martes con algunos periodistas noruegos. Ante los periodistas dejó muy claro que esa herida no le molestó en absoluto. Lo que le duele es la falta de confianza en sí mismo, reconocida incluso, en conversaciones privadas, por personas muy allegadas a él.

Caruana aguanta muy bien

Bien preparado esta vez, Carlsen lo intentó y logro pequeña ventaja, pero no suficiente para ganar

[Event “Final del Mundial (9). Londres “]
[White “M. Carlsen (2.835, Noruega)”]
[Black “F. Caruana (2.832, EEUU)”]
[Site “”]
[Round “”]
[Annotator “”]
[Result “1/2-1/2”]
[Date “2018.11.21”]
[PlyCount “112”]

1. c4 { Muchos otros hubieran
sucumbido ante la presión del campeón, pero Caruana apenas sufrió. Apertura
Inglesa (A29):} e5 2. Nc3 Nf6 3. Nf3 Nc6 4. g3 d5 5. cxd5 Nxd5 6. Bg2 Bc5 7. 0-0 0-0 8. d3 Re8 9. Bg5 ({(Carlsen se desvía de la 4ª partida y de lo
que Caruana ya había jugado antes con blancas y negras:} 9. Ng5 Nf6 10. Qb3 {
, Caruana-Adams, Londres 2017; y} )(9. Bd2 Nxc3 10. Bxc3 Nd4 {, So-Caruana,
París 2018,} 11. b4 {, Carlsen-Caruana, Londres 2018)} )Nxc3 10. bxc3 f6 11. Bc1 Be6 12. Bb2 Bb6 13. d4 Bd5 {(una de las muchas jugadas razonables, con
varias ideas: e4-e3, Ca5-Cc4 o simplemente tomar en d4 con bloqueo en d5)} 14. Qc2 exd4 15. cxd4 Be4 16. Qb3+ Bd5 {(el factor clave es el control de la
casilla e4, porque si las blancas lograsen jugar e4, incluso sacrificando
material, la fortaleza negra se derrumbaria)} 17. Qd1 Bxf3 $5 {(una decisión
difícil y arriesgada; tras ella, a Caruana le quedaban 53 minutos menos en el
reloj que a Carlsen} ({un ejemplo de lo explicado en el párrafo anterior:} 17… Qe7 18. Re1 $1 Ba5 19. e4 $3 Bxe1 20. exd5 Bxf2+ 21. Kxf2 Nb4 22. d6 Qxd6 23. Qb3+ Nd5 24. Ba3 Qd7 25. Ne5 Qf5+ 26. Kg1 c6 27. Rf1 Qe6 28. Nc4 {, y el
sacrificio estaría compensado)} )18. Qb3+ Kh8 19. Bxf3 Nxd4 20. Bxd4 Qxd4 21. e3 Qe5 22. Bxb7 Rad8 23. Rad1 {(pequeña ventaja de Carlsen porque las
casillas blancas del campo negro son más débiles que las negras del blanco)} Qe7 24. h4 g6 25. h5 $1 {(diagrama)} gxh5 $1 {(de lo contrario, las blancas
progresarían gratis)} 26. Qc4 f5 $1 {(al poner sus peones del flanco de rey
en casilla blanca, se cierran líneas de ataque, con la esperanza de poder
defenderlos cuando los ataque el alfil; y también está el recurso de
devolver el peón con h4 en un momento dado)} 27. Bf3 h4 $1 28. Rxd8 Rxd8 29. gxh4 Rg8+ 30. Kh1 Qf6 31. Qf4 Bc5 $1 32. Rg1 Rxg1+ 33. Kxg1 Bd6 34. Qa4 f4 35. Qxa7 fxe3 36. Qxe3 Qxh4 37. a4 Qf6 (37… Qxa4 38. Qc3+ Kg8 39. Bd5+ Kf8 40. Qh8+ {, tablas)} )38. Bd1 Qe5 39. Qxe5+ Bxe5 40. a5 Kg7 41. a6 Bd4 42. Kg2 Kf6 43. f4 Bb6 44. Kf3 h6 45. Ke4 Ba7 46. Bg4 Bg1 47. Kd5 Bb6 48. Kc6 Be3 49. Kb7 Bb6 50. Bh3 Be3 51. Kc6 Bb6 52. Kd5 Ba7 53. Ke4 Bb6 54. Bf1 Ke6 55. Bc4+ Kf6 56. Bd3 Ke6 {. Tablas.} 1/2-1/2

Las máquinas hacen aburrido el Mundial de ajedrez

El entrenamiento con ordenadores favorece las tácticas defensivas y los empates, como entre Caruana y Carlsen, lo que aviva un debate sobre cómo hacer el juego más atractivo

Los ocho empates del Mundial de Londres hasta hoy entre Magnus Carlsen, quien juega este miércoles con blancas la 9ª de las doce partidas previstas, y Fabiano Caruana reavivan el debate sobre qué debe cambiar el ajedrez para adaptarse al siglo XXI y atraer a nuevos aficionados. Miguel Illescas, octacampeón de España, propone una revolución: si una partida termina en tablas, se juega otra con los colores cambados y el tiempo restante de cada jugador; y el proceso se repite para que siempre haya un ganador. Pero los defensores radicales de la ortodoxia no son pocos.

“No pretendo acabar con el ajedrez clásico en cuanto a sus reglas esenciales”, advierte Illescas, “sino con el sistema de puntuación para que aficionados y periodistas sepan que al final de cada ronda habrá ganadores y perdedores, como en el tenis; eso es muy atractivo”. La enorme experiencia del gran maestro español, de 53 años, no se limita a la alta competición; ha sido o es entrenador, conferenciante, asesor, empresario, editor, escritor y periodista: “En principio, mi propuesta es solo para torneos de profesionales porque los árbitros se volverían locos si se aplica en los abiertos con cientos de jugadores. Además, no veo problema en que los empates se contabilicen como tales en cada lista mundial, ya sea en la modalidad clásica o en las rápidas”.

La idea de Illescas terminaría de cuajo con las jornadas aburridas, que a veces se han dado incluso en la final de un Mundial; por ejemplo, en el duelo Kaspárov-Krámnik, Londres 2000, donde Illescas fue uno de los analistas de Krámnik, cuatro de las quince partidas terminaron en menos de 25 jugadas. Pero cabe preguntarse si el desempate rápido sería pertinente tras unas tablas firmadas después de seis o siete horas de lucha: “Habría que ajustar el ritmo de juego para que la duración total de cada ronda tenga un límite razonable”, añade Illescas.

La enorme influencia del entrenamiento con computadoras ha cambiado el ajedrez. Sobre todo, la técnica defensiva ha mejorado mucho, lo que aumenta el número de empates. Pero siempre que alguien plantea un cambio en las reglas los debates son muy agudos, y las redes se llenan de protestas, a veces enfurecidas, de los aficionados más conservadores. Así ocurre, por ejemplo, con la llamada Regla Bilbao (tres puntos por victoria y uno por empate), cuyo principal inconveniente, como en el fútbol, es que puede ser injusta con las tablas que se firman tras una lucha de gran calidad. O con el ajedrez 960: la posición de las piezas de la primera fila se sortea inmediatamente antes de cada partida, con el fin de evitar que 15, 20 o hasta los 25 primeros movimientos se realicen de memoria; es decir, que la faceta científica (la preparación casera) prime sobre la deportiva y la artística. El problema es que gran parte de las 960 posicionales iniciales no conservan la armonía del ajedrez clásico.

Al gran maestro y periodista australiano Ian Rogers, de 58 años, no le gusta la idea de Illescas: “Favorece a los jóvenes, por su mayor energía, y a los especialistas en las modalidades rápidas. En general, no me atrae nada que después de disputar una partida dura haya que jugar otra o varias rápidas. Creo que debemos mantener el empate como uno de los resultados normales, y poner el acento en mejorar la calidad de las retransmisiones en directo por Internet, que ya están teniendo mucho éxito”.

Si el duelo Carlsen-Caruana está igualado (6-6) tras las doce partidas previstas, habrá desempate rápido el día 28, como ya ocurrió en el Carlsen-Kariakin de Nueva York en 2016. Rogers arguye que, con la idea de Illescas en vigor, Carlsen hubiera partido con gran ventaja en Londres “porque es claramente superior a Caruana en los ritmos muy rápidos”. Illescas admite que su propuesta obliga a que los jugadores enfoquen globalmente las distintas modalidades (clásica, semirrápida y rápida): “El entrenamiento tendría que ser integral, y el tiempo sería muy valioso desde el primer segundo, porque puede hacer falta en las siguientes partidas”. Pero ambos están de acuerdo en que el adjetivo “aburrido” no se hubiera aplicado tantos días a la final de un Campeonato del Mundo.

Caruana ataca, pero no doblega a Carlsen

La prudencia de ambos convierte una lucha intensa en el 8º empate (4-4), a falta de cuatro partidas

Leontxo García

Fue un coito interrumpido. Parecía que la octava partida iba a generar placer, por fin, a millones de aficionados de todo el mundo; la lucha era muy intensa. Pero Fabiano Caruana confirmó que es humano, y optó por la prudencia cuando las máquinas le daban gran ventaja si se hubiera lanzado a tumba abierta. Entonces fue el decaído Magnus Carlsen quien pudo arriesgar, pero no quiso. Con el marcador 4-4 a falta de cuatro asaltos (el noruego jugará este miércoles con blancas), los nervios presiden ahora el Mundial de Londres.

“Me siento aliviado, respirando hondo, porque hoy era Fabiano quien tenía todo a su favor”, reconoció el campeón con su habitual sinceridad tras sufrir durante casi cuatro horas. Ni siquiera mencionó que en un momento él pudo haber tomado la iniciativa -eso sí, con cierto riesgo-, confirmando así que su estado anímico dista mucho del habitual. Y su alivio está muy puesto en razón porque -muy raro en él- pensó 20 minutos una sola jugada y tuvo casi una hora menos disponible que su rival.

“Está claro que tenía mucha ventaja. Lo que no sé es cómo podría haber jugado mejor”, admitió Caruana. Para responder a esa pregunta el estadounidense tendría que haber sido uno de esos programas que calculan millones de jugadas por segundo. Como Alpha Zero, el mejor ajedrecista inhumano que ha existido hasta ahora, creado por la empresa Deep Mind, del grupo Google, cuyo consejero delegado, Demis Hassabis, hizo el saque de honor.

Esta vez, Caruana entró en el cuerpo a cuerpo desde el inicio, planteando una variante muy aguda contra la Defensa Siciliana del campeón. Él atacaba por el flanco izquierdo, y Carlsen por el derecho. En ese tipo de posiciones es muy difícil saber -para un jugador de carne y hueso- cuándo la prioridad es una jugada defensiva para seguir atacando después. En el momento crítico, Caruana optó por la prudencia, y su gran ventaja se esfumó.

Tres jugadas más tarde, fue Carlsen quien pudo elegir entre convertir la partida en una lotería, y con apuros de tiempo de ambos, o forzar una posición de tablas. Es casi seguro que el recuerdo de lo que ocurrió hace dos años en Nueva York, precisamente en la octava partida frente a Kariakin estaba en su mente: el campeón se lanzó entonces a degüello, y perdió (luego ganó la décima y el desempate rápido).

El control de los nervios pasa ahora a primer plano. Y, de momento, Caruana parece más fuerte en esa faceta.

Pudo ser, pero no fue

Caruana va a por Carlsen con una línea muy aguda y logra clara ventaja, pero ambos pecan de prudencia

[Event “Final Mundial (8). Londres”]
[White “F. Caruana (2.832, EEUU)”]
[Black “M. Carlsen (2.835, Noruega)”]
[Site “”]
[Round “”]
[Annotator “”]
[Result “1/2-1/2”]
[Date “2018.11.19”]
[PlyCount “75”]

1. e4 { Lucha de
gran interés, pero ambos con mucha precaución. Defensa Siciliana (B33):} c5 2. Nf3 Nc6 3. d4 cxd4 4. Nxd4 Nf6 5. Nc3 e5 6. Ndb5 d6 7. Nd5 Nxd5 8. exd5 Nb8 9. a4 ({(Carlsen había jugado esto contra el entrenador de Caruana:} 9. c4 Be7 {, Kazimyánov-Carlsen, Moscú 2007)} )Be7 10. Be2 0-0 11. 0-0 Nd7 12. Bd2 ({(esta continuación es mucho menos frecuente que} 12. Kh1 {y} )(12. Be3 {)} )f5 13. a5 a6 ({(la referencia era} 13… Nf6 14. Be3 Bd7 15. Nxa7 f4 16. Bb6 Qe8 17. f3 {, Huschenbeth [2.571]-Hracek [2.582], Le Castella
2018)} )14. Na3 e4 15. Nc4 Ne5 16. Nb6 Rb8 ({(el problema de la tentadora} 16… f4 $2 {es} 17. Bxf4 $1 ({-pero no} 17. Nxa8 f3 {, y el sacrificio
estaría compensado-} )Rxf4 18. Nxa8 {, y no habría compensación)} )17. f4 exf3 18. Bxf3 g5 $5 ({(con ideas similares, lo más lógico era} 18… f4 {
, pero quizá a Carlsen no le gustaba} 19. Ra4 Bg5 20. Nxc8 Qxc8 21. Bc3 )19. c4 f4 20. Bc3 Bf5 {(20 minutos de reflexión, y 54 menos que Caruana en el
reloj)} 21. c5 Nxf3+ 22. Qxf3 dxc5 23. Rad1 Bd6 24. h3 $6 {(una jugada
preventiva muy humana, pero a las máquinas les gusta mucho} (24. Nc4 $1 g4 25. Qf2 f3 26. Rfe1 {, con gran ventaja y armonía de las blancas)} )Qe8 $1 25. Nc4 Qg6 26. Nxd6 Qxd6 27. h4 $1 {(diagrama)} gxh4 ({(Carlsen opta por la
prudencia; lo más incisivo era} 27… Rbe8 $5 28. hxg5 Be4 29. Qh5 f3 {
, con un tenso equilibrio, según las máquinas)} )28. Qxf4 Qxf4 29. Rxf4 h5 30. Re1 Bg4 31. Rf6 Rxf6 32. Bxf6 Kf7 33. Bxh4 Re8 34. Rf1+ $1 {(el cambio de
torres sería tablas claras, por los alfiles de distinto color)} Kg8 35. Rf6 Re2 36. Rg6+ Kf8 {(hay una pequeña ventaja blanca, pero es muy difícil
convertirla en victoria, porque el cambio de torres garantiza el empate)} 37. d6 Rd2 $1 ({(si} 37… Rxb2 $4 38. Rxg4 hxg4 39. d7 {, ganando)} )38. Rg5 {
, tablas.} 1/2-1/2

Una sombra de Carlsen juega para empatar

El campeón hace tablas de nuevo con blancas sin atacar y eleva la moral de Caruana (3,5-3,5)

“¿No está usted dispuesto a golpear?” Si Magnus Carlsen, muy sincero casi siempre, se niega a contestar a esa pregunta, es que está anímicamente mal. Una sombra del campeón firmó el 7º empate consecutivo con Fabiano Caruana en el Mundial de Londres, igualado (3,5-3,5) a falta de cinco partidas. Aunque un eventual desempate por partidas rápidas sería, en teoría, favorable al noruego, el estadounidense parece mucho más fuerte ahora en el terreno psicológico.

Carlsen demostró nada más empezar la partida que la húngara Judit Polgar, una leyenda viva a sus 42 años, tenía razón la víspera cuando dijo que el campeón esta “atascado”. Y quizá también mal preparado. Solo así puede entenderse lo que pasó en la apertura de una partida que él y su equipo tuvieron una semana para preparar a conciencia, dado que el escandinavo solo había iniciado el juego con 1 d4 en el 2º asalto, el pasado día 10. Entonces, el aspirante no tuvo problema alguno para igualar.

Y esta vez tampoco, pero además de manera harto extraña e inesperada: justo cuando todo el mundo esperaba ver algo incisivo y bien elaborado en el hotel, Carlsen se vio sorprendido -lo reconoció él mismo después- por la 10ª jugada de su rival, muy lógica. ¿Qué sentido tiene entrar en un duelo de laboratorio y de egos si no está bien preparado? Para eso, sería mucho más lógico optar por cualquier apertura extraña, aunque no dé ventaja alguna, que sirva al menos para que Caruana consuma tiempo desde el principio.

Pero lo más significativo vino después. A pesar de todo, la posición permitía jugar de manera incisiva, sin tirar la casa por la ventana, solo con cierto riesgo. Carlsen lo pensó un buen rato, pero se asustó y optó -una vez más- por la continuación más sólida y aburrida. Es verdad que más tarde intentó presionar un poco, pero la posición ya daba muy poco de sí, aparte de un empate cantado.

Carlsen sabe de sobra que no puede ganar a Caruana como hace a menudo con adversarios de menor nivel: exprimiendo posiciones igualadas durante horas hasta la última gota, en porfía de pequeñas imprecisiones del rival para terminar asfixiándolo en plan boa constrictor. Por tanto, la única deducción lógica es que se agarra como una lapa a la esperanza de derrotar a Caruana en el desempate rápido, como hizo con el ruso Serguéi Kariakin hace dos años en Nueva York.

Pero esa estrategia tan conservadora es, en realidad, de alto riesgo. En primer lugar, porque Caruana ha mejorado mucho últimamente en la modalidad de partidas rápidas, que eran su principal punto débil. Pero sobre todo porque bastaría un error de Carlsen para perder una partida y colocarle en situación angustiosa, como de hecho ocurrió hace dos años cuando Kariakin le ganó en la 8ª.

Carlsen tuvo que sudar sangre entonces para restablecer la igualdad en el marcador. Y ahora parece estar en peor forma que en 2016, como él mismo admite. Ciertamente, dentro de él hay un genio, pero está echando una larga siesta. Si no despierta ya, el favorito de este Mundial pasará a ser Caruana, quien apenas dice nada llamativo cuando le preguntan. Quien sabe, tal vez la boa sea él en este caso.

Carlsen defrauda otra vez

Tras dar la sensación de que por fin va a jugar algo incisivo, el noruego provoca una posición aburrida

[Event “Final del Mundial (7). Londres”]
[White “M. Carlsen (2.835, Noruega)”]
[Black “F. Caruana (2.832, EEUU)”]
[Site “”]
[Round “”]
[Annotator “”]
[Result “1/2-1/2”]
[Date “2018.11.18”]
[PlyCount “79”]

1. d4 { Carlsen vuelve a
salir con el peón de dama, y Caruana repite la variante de la segunda partida.
Se supone que el campeón ha preparado algo especial, muy incisivo. Pero se
pone a pensar su duodécima jugada, justo cuando se supone que todavía está
jugando de memoria, y además rechaza el enroque largo o Td1, que daban lugar
a posiciones mucho más agudas, para elegir la línea de mayor riesgo y mayor
aburrimiento, con una sola columna abierta por donde se cambian las cuatro
torres. Luego intenta presionar, pero no hay nada. Gambito de Dama Rehusado
(D37):} Nf6 2. Nf3 d5 3. c4 e6 4. Nc3 Be7 5. Bf4 0-0 6. e3 c5 7. dxc5 Bxc5 8. Qc2 Nc6 9. a3 Qa5 10. Nd2 Qd8 {(Carlsen dijo después que esta jugada
le sorprendió)} 11. Nb3 ({(la referencia principal era} 11. Rd1 h6 12. cxd5 exd5 13. Nde4 Bf5 14. Nxf6+ Qxf6 15. Bd3 Be6 {, Kaidánov-Shabálov, Moscú
2001)} )Bb6 12. Be2 $5 ({(un Carlsen en plena forma quizá hubiera jugado
} 12. 0-0-0 {, o al menos} )(12. Rd1 {; su elección indica que no desea
complicaciones; entre otras razones, esta jugada es dudosa porque ante un
eventual dxc4, Axc4, el alfil se habría movido dos veces)} )Qe7 ({(} 12… d4 $2 {no funciona:} 13. exd4 Nxd4 14. Nxd4 Qxd4 15. Bg3 {, con mucha
venntaja blanca)} )13. Bg5 dxc4 14. Nd2 $1 {(por fin, Carlsen elige una
continuación aguda)} Ne5 $1 ({(tras} 14… h6 15. Bxf6 Qxf6 16. Nxc4 Bc7 17. Rd1 {, habría ventaja blanca)} )15. 0-0 ({(esto parece mejor que} 15. Nce4 Bd7 16. Nxc4 Rfc8 17. 0-0 Nxc4 18. Bxc4 Bc6 19. Nxf6+ gxf6 20. Bh4 Bd5 {)} )Bd7 16. Bf4 Ng6 17. Bg3 Bc6 18. Nxc4 Bc7 19. Rfd1 Rfd8 20. Rxd8+ Rxd8 21. Rd1 Rxd1+ 22. Qxd1 Nd5 23. Qd4 Nxc3 24. Qxc3 Bxg3 25. hxg3 Qd7 $6 {(no se entiende
bien por qué a Caruana le gusta poner la dama en casillas blancas en esta
posición)} 26. Bd3 b6 27. f3 Bb7 {(diagrama)} 28. Bxg6 $1 {(crea ciertas
incomodidades)} hxg6 29. e4 Qc7 30. e5 Qc5+ 31. Kh2 Ba6 32. Nd6 Qxc3 33. bxc3 f6 $1 34. f4 Kf8 35. Kg1 Ke7 36. Kf2 Kd7 37. Ke3 Bf1 38. Kf2 Ba6 39. Ke3 Bf1 40. Kf2 {, tablas.} 1/2-1/2

El atasco de Magnus Carlsen

Judit Polgar, la única jugadora que llegó a la elite, ve al noruego falto de motivación

“¿A qué jugadores admiro del pasado? A mí, hace tres o cuatro años”. Esa frase de Magnus Carlsen el jueves no fue una ocurrencia graciosa, sino un estado de ánimo. Lo admiten sus allegados y lo ve muy claro la húngara Judit Polgar, única mujer en la historia que ha estado entre los diez mejores del escalafón, quien sabe bien lo difícil que es motivar a un genio. El noruego conduce este domingo de nuevo las piezas blancas frente a Fabiano Caruana (EE UU) en la séptima partida (3-3) del Mundial de Londres tras rozar la derrota el viernes en la sexta.

“Mis dos hermanas y yo fuimos convencidas por nuestros padres de que éramos genios. Y, aunque no lo somos, ese fue, además del trabajo constante, el factor clave de nuestros éxitos”, explica Judit, de 42 años, retirada de la competición desde 2014, sobre la revolución del ajedrez que causó en los años ochenta con Susan y Sofía. “Magnus sí es un genio”, añade Polgar, comentarista oficial en las retransmisiones del Campeonato del Mundo por Internet, “pero ya está en la cima; más arriba no hay nada. Por eso es tan difícil motivarlo, está atascado, y por eso dijo esa frase el jueves. La motivación cuando luchas para llegar a ser el número uno es mucho más fuerte que la de mantenerte ahí, en lo alto”.

El padre de Carlsen, Henrik, suele insistir a su hijo en la idea de que si deja de ser el campeón perderá privilegios y dinero. “Sí”, matiza Polgar, “pero ser el campeón conlleva muchas otras actividades, adicionales a la de jugar, que es la única que realmente le gusta: contratos publicitarios, vídeos, libros, entrevistas, recepciones, exhibiciones… Nadie duda de que Magnus puede producir cualquier día una obra maestra y mantener el título ante Caruana, pero ya no juega con la misma garra e ilusión que cuando luchaba con [Viswanathan] Anand para ser campeón del mundo en 2013”.

Polgar, dedicada ahora con gran intensidad a la promoción del ajedrez como herramienta educativa, cree que la solución puede estar en que Carlsen encuentre la pareja adecuada para compartir su vida: “Me pasó cuando conocí a mi marido, Gusztav, y a Anand con Aruna [su esposa desde 1996]. Ambos mejoramos nuestro rendimiento deportivo uno o dos años después porque eso te da estabilidad emocional y te permite centrarte en el ajedrez”. Y comparte la opinión predominante en la sala de prensa: “Magnus no podrá ganar a Caruana como hace con la gran mayoría de sus rivales de élite, agotándolos durante horas en posiciones equilibradas hasta que cometen un error. Tendrá que hacer algo más, correr riesgos”.

Cuatro de las 6,5 horas de la sexta partida, que terminó con una emocionante y bellísima exhibición defensiva del campeón, fueron soporíferas, por el empeño de Carlsen en ganar por aburrimiento. El ruso Alexánder Grischuk, 9º del mundo, lo ilustró así durante sus comentarios en directo para Chess24.com en ese periodo de calma chicha: “En la televisión francesa habrá pronto un programa que consistirá en la imagen fija de un ataúd con un cadáver dentro durante 15 minutos; eso será tan divertido como esta partida”.

Carlsen aburre, y casi pierde

El campeón sufre con blancas en la 6ª partida (6,5 horas) ante Caruana tras un inicio soporífero (3-3)

Mirar cómo crece la hierba es solo un poco más aburrido que gran parte del 6º asalto de los doce previstos en el Mundial que Magnus Carlsen y Fabiano Caruana disputan en Londres: cuatro horas de sopor, dos y media apasionantes y otro empate (3-3). El noruego, convencido de que doblegará al estadounidense en un eventual desempate de partidas rápidas, huyó del riesgo a pesar de tener la ventaja de las piezas blancas, que volverá a conducir el domingo en la 7ª partida. Y luego estuvo a punto de perder, ante la tremenda presión del estadounidense

La doctora Jana Bellin, encargada de los controles antidopaje de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) caminaba por los pasillos: señal inequívoca de que Carlsen y Caruana tendrían que producir una muestra de orina tras la partida. Por otro lado, World Chess, la empresa concesionaria del Mundial, anunciaba sofisticadas medidas de prevención y detección de posibles trampas con ayuda de artilugios electrónicos: detectores, barridos y comprobaciones de todo tipo (incluso un detector de mentiras en casos muy extremos). Pero no era el día apropiado para hablar de tales sofisticaciones: la posición que Carlsen y Caruana tenían ante el tablero incitaba más a echar la siesta que esos documentales de leones tumbados en la sabana bajo un sol de justicia. Ni el estimulante más explosivo ni la computadora más poderosa del mundo servirían para ganar una partida narcótica.

Era el día ideal para que el campeón luchase con denuedo para apuntarse su primera victoria: conducía las blancas; el día anterior se fue exultante al hotel tras jugar muy bien con negras; Caruana sufría la carga adicional de recomponer su repertorio de defensas con negras tras la publicación por error de una parte de su repertorio secreto. De hecho, había un interés mayor que en otras partidas por saber cómo iba Carlsen a iniciar esta.

Dado que las armas desveladas de Caruana eran una variante muy concreta de la Defensa Petrov contra 1 e4 y otra del Gambito de Dama Rehusado frente a 1 d4, no pocos esperaban que el escandinavo abriese con cualquier otra jugada distinta de esas dos, como hace con frecuencia. De ese modo hubiera logrado dos cosas: convertir en inútil todo el trabajo urgente de preparación de Caruana y su equipo durante los tres anteriores; y quedar como un señor que no intenta aprovechar una pequeña desgracia sufrida por su rival.

De hecho, lo que ocurrió fue algo parecido, pero con cierto suspense: el campeón jugó 1 e4, y el aspirante respondió con la Petrov, pero Carlsen optó entonces por una variante rarísima (67 partidas en la base de datos contra 38.000 de la línea principal) y sosísima: forzaba al cambio de damas, eliminando así de cuajo la posibilidad de que Caruana pudiese buscar complicaciones, y convertía la lucha en algo parecido a un partido de fútbol en el que ambos equipos mantuviesen el balón siempre en la zona central, siempre con pases horizontales, sin dar nunca uno en profundidad.

Y así nos dieron las cuatro, las cinco y las seis (hora de Londres), mientras la hierba crecía de manera casi imperceptible para el ojo de un aficionado normal, aunque con finísimos matices de cierto interés para los de un gran experto. De pronto, cuando ya eran cerca de las siete, Carlsen cometió pequeñas imprecisiones -quizá víctima del aburrimiento que él mismo había provocado-, lo que permitió que Caruana lograse la iniciativa y pequeñas posibilidades de victoria.

Por fin despertó el genio, ante la perspectiva de una derrota vergonzosa y humillante, hizo unas cuantas jugadas defensivas con precisión y arrancó el ansiado empate, tras seis horas y media, y sufriendo mucho; tanto, que llegó a estar perdido en un momento, según las máquinas. Esta sexta partida supone una inyección de moral para Caruana, quien ha visto que el campeón no quiere ganarle en plan campeón, sino por aburrimiento. Y también que su poder de concentración y control de los nervios parecen mejores que los de su rival. Si no pierde el domingo la séptima partida, el papel de favorito puede cambiar de lado.

Del sopor al infarto

Carlsen aburre, por elección propia, durante cuatro horas a Caruana y luego debe arrancar el empate

[Event “Final del Mundial (6). Londres”]
[White “M. Carlsen (2.835, Noruega)”]
[Black “F. Caruana (2.832, EEUU)”]
[Site “”]
[Round “”]
[Annotator “”]
[Result “1/2-1/2”]
[Date “2018.11.16”]
[PlyCount “160”]

1. e4 { Cuatro horas
soporíferas y dos y media apasionantes. Defensa Petrov (C42):} e5 2. Nf3 Nf6 3. Nxe5 d6 4. Nd3 $5 {(en las bases de datos hay 38.000 partidas con} (4. Nf3 {, y solo 67 con la elección de Carlsen)} )Nxe4 5. Qe2 Qe7 6. Nf4 $5 ({(Caruana ya había jugado esto:} 6. Nc3 Nf6 7. b3 {, So-Caruana, San Luis
2018)} )Nc6 ({(novedad;} 6… Nf6 7. d4 Qxe2+ 8. Bxe2 Nc6 {,
Motílev-Rajmánov, Yaroslav 2018)} )7. Nd5 Nd4 $1 8. Nxe7 Nxe2 9. Nd5 Nd4 10. Na3 Ne6 11. f3 N4c5 12. d4 Nd7 13. c3 c6 14. Nf4 Nb6 15. Bd3 d5 16. Nc2 Bd6 17. Nxe6 Bxe6 18. Kf2 h5 19. h4 Nc8 20. Ne3 Ne7 21. g3 {(ambos preparan la
posibilidad de cambiar su alfil malo, con Cg2-Af4 o Af5)} c5 $1 {(la
disposición de las piezas blancas ya no será tan buena después de esta
jugada; por el contrario, las negras lograrán rápidamente un esquema muy
armónico)} 22. Bc2 $6 {(lo que a ocurrir a continuación indica que esta
maniobra no fue buena porque la presión sobre el peón de d5 será inútil; y
además el alfil quedará mal ubicado en b3)} 0-0 23. Rd1 Rfd8 24. Ng2 cxd4 25. cxd4 Rac8 26. Bb3 Nc6 27. Bf4 Na5 28. Rdc1 Bb4 $1 {(amenaza jugar Cc4 en las
mejores condiciones, tomando la iniciativa)} 29. Bd1 Nc4 30. b3 Na3 31. Rxc8 Rxc8 32. Rc1 Nb5 33. Rxc8+ Bxc8 34. Ne3 Nc3 35. Bc2 Ba3 36. Bb8 a6 37. f4 Bd7 38. f5 Bc6 {(está claro que ahora son las negras quienes tienen la iniciativa,
pero convertirla en una ventaja sustancial es una tarea de extrema dificultad,
dada la poca complejidad de la posición y la tremenda fuerza del rival)} 39. Bd1 Bb2 $1 ({(en este caso concreto, quedarse con el par de alfiles no da gran
cosa, porque el de c6 no es bueno, y el caballo blanco sí:} 39… Nxd1+ 40. Nxd1 f6 41. Ne3 {, y no parece que las negras puedan progresar mucho)} )40. Bxh5 Ne4+ 41. Kg2 Bxd4 42. Bf4 Bc5 43. Bf3 Nd2 44. Bxd5 $6 ({(Carlsen debió
de sentirse muy seguro de sus cálculos, porque no parece que el camino más
tranquilo fuera peor:} 44. Nf1 Nxf3 45. Kxf3 d4+ 46. Kf2 Be4 47. g4 Bb1 48. Nd2 Bxa2 49. Ke2 Bb4 50. Kd3 Bxd2 51. Bxd2 Bxb3 52. Kxd4 {, y los alfiles de
distinto color, con el rey blanco mucho más activo, garantizan el empate)} )Bxe3 45. Bxc6 Bxf4 46. Bxb7 Bd6 47. Bxa6 Ne4 48. g4 Ba3 $1 49. Bc4 Kf8 50. g5 Nc3 51. b4 Bxb4 52. Kf3 Na4 53. Bb5 Nc5 54. a4 f6 55. Kg4 Ne4 56. Kh5 Be1 $1 57. Bd3 Nd6 {(diagrama)} 58. a5 $1 Bxa5 59. gxf6 gxf6 60. Kg6 Bd8 61. Kh7 $1 {(había que evitar Rg8)} Nf7 62. Bc4 Ne5 63. Bd5 Ba5 64. h5 Bd2 65. Ba2 Nf3 66. Bd5 Nd4 67. Kg6 Bg5 68. Bc4 {(diagrama)} Nf3 ({(las máquinas dicen
-pero la variante es muy difícil para los humanos- que se gana con} 68… Bh4 $3 {, para seguir con la maniobra Ce2-Cf4, y si} 69. Bd5 $1 ({-mejor que} 69. h6 Nc6 70. Kh5 Bg5 71. Bf1 Ne5 72. Ba6 Kg8 {, ganando-} )Ne2 70. Bf3 Ng1 $3 71. Bg4 Kg8 $1 72. Kh6 Be1 $1 73. Kg6 Bc3 74. Kh6 Bd2+ 75. Kg6 Bg5 76. h6 Kh8 77. Bd1 Nh3 {, ganando)} )69. Kh7 $1 Ne5 70. Bb3 Ng4 71. Bc4 Ne3 72. Bd3 Ng4 73. Bc4 Nh6 74. Kg6 Ke7 75. Bd3 Kd6 76. Bc2 Ke5 77. Bd3 Kf4 78. Bc2 Ng4 79. Bb3 Ne3 ({(la clave está en} 79… Ne5+ 80. Kg7 Kxf5 81. h6 {, tablas)} )80. h6 Bxh6 {, tablas.} 1/2-1/2

——————————————————————————————————————–

Caruana pincha en hueso

El aspirante fracasa por 3ª vez en su intento de aprovechar la ventaja de las piezas blancas (2,5-2,5)

Fabiano Caruana lo intenta con gran empeño, pero no puede doblegar a Magnus Carlsen. El aspirante desaprovechó este jueves su 3ª partida con las piezas blancas (5ª del duelo, previsto al mejor de doce), y el noruego se fue eufórico del escenario del Mundial de Londres, con el marcador igualado (2,5-2,5) y la alentadora perspectiva de luchar con blancas en los dos próximos asaltos (viernes y domingo), que servirán para medir el daño que ha sufrido el estadounidense por la publicación de un vídeo con algunas de sus armas secretas.

“Ha sido un gran día para mí”, dijo Carlsen, muy cerca de Caruana, durante la rueda de prensa. Mas allá de que esa frase forme parte de la guerra psicológica, el noruego tenía motivos sólidos para decirla porque superó a su rival en la preparación casera de la apertura, una de las pocas facetas donde, en principio, el estadounidense es mejor que él.

Caruana repitió otra vez la misma variante de las partidas primera y tercera, en las que no logró ventaja alguna. En este caso todo indicaba que sí lo iba a conseguir, porque la nueva idea que introdujo en sus jugadas 12 y 13 parecía peligrosa para el campeón. Pero este, tras pensar solo siete minutos, respondió con un recurso táctico profundo y excelente -casi con toda seguridad preparado en casa-, y logró una posición donde solo él podía jugar a ganar.

Y bien que lo hizo, corriendo incluso un grado de riesgo bastante mayor que en las partidas anteriores. Eso indica que se siente seguro y optimista, lo que puede ser debido a la suma de dos factores: sabe que la publicación del famoso vídeo dificulta sensiblemente el buen rendimiento de Caruana, y también se siente superior a él en la modalidad de partidas rápidas que definirían el desempate si el duelo termina 6-6.

Tras zafarse muy bien de la presión y forzar el empate sin mucho sufrimiento, Caruana dijo que no podía sentirse decepcionado porque la partida había sido normal, sin grandes errores por su parte, y que Carlsen había jugado muy bien. Pero la realidad indica que en los próximos días afrontará una prueba de fuego: los secretos publicados por error en el controvertido vídeo muestran precisamente una gran parte del repertorio que ha preparado con las piezas negras. Es decir, puede asegurarse que su equipo y él mismo emplearon el miércoles (día sin partida) en afinar urgentemente las armas de repuesto. Jugar dos días seguidos frente a Carlsen con negras es un suplicio del que no resulta nada fácil salir sin heridas graves.

Por si los indicios anteriores no bastaban para ver con claridad que el campeón estaba eufórico, él mismo puso la guinda en la conferencia de prensa, cuando le preguntaron a qué jugadores del pasado admira más: “A mí mismo hace tres o cuatro años”.

Tercer intento fallido

Caruana repite la apertura de las dos partidas anteriores y tiene que luchar por el empate una vez más

F. Caruana (2.832, EEUU) — M. Carlsen (2.835m Noruega)
? 2018.11.15 1/2-1/2 ()

1.e4
El quinto empate consecutivo es un triunfo técnico del campeón, que exhibe una profunda preparación casera cuando el aspirante introduce una novedad. Defensa Siciliana (B31):
1…c5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 g6 4.O-O
( (las partidas 1 y 3 siguieron con 4.Axc6 dxc6 ) )
4…Ag7 5.Te1
(Caruana juega esto por primera vez)
5…e5 6.b4 Cxb4
( (Carlsen se desvía de sí mismo: 6…cxb4 , Stellwagen-Carlsen, Wijk aan Zee 2005) )
7.Ab2 a6
( ( 7…Dc7 8.c3 Cc6 , Rapport-Granda, Camarinas 2013) )
8.a3!
( (tras 8.Af1 d6 no habría compensación suficiente por el peón) )
8…axb5 9.axb4 Txa1 10.Axa1 d6 11.bxc5 Ce7 12.De2
( (novedad; se había jugado 12.cxd6 Dxd6 13.d4 , Polschíkov (2270)-Anoshkin (2386), Pardubice 2007) )
12…b4 13.Dc4 Da5!
(Carlsen invirtió solo siete minutos en esta excelente jugada
( tras 13…Cc6 14.d4 exd4 15.Cxd4 , las blancas tendrían una cómoda ventaja) )
14.cxd6 Ae6 15.Dc7
( (si 15.De2 Cc8 ) )
15…Dxc7 16.dxc7 Cc6 17.c3 Rd7 18.cxb4
( (el gran problema de la natural 18.d4? es 18…exd4 19.cxd4 Ta8! 20.Cbd2 Ta2 , con mucha ventaja negra) )
18…Ta8
(las negras tienen compensación suficiente por el peón entregado: columna abierta, rey más cerca del centro, peón en b4 más débil que el de b7 y dos alfiles)
19.Ac3 Rxc7 20.d3
(diagrama)
( (sería bueno saber por qué Caruana rechazó la natural 20.Cg5 ; probablemente, por 20…Af8!
( -la idea principal es 20…Ac4 21.f4! – )
21.Cxe6+ fxe6 22.b5 Cd4 23.d3 Ta2 24.Cd2 Ac5 25.Rf1 Tc2 , con ventaja negra) )
20…Rb6!?
(implica valentía y buen cálculo, porque el rey negro puede acabar metido en un jardín lleno de serpientes
( (la ortodoxa era 20…b5 , pero daría muy pocas probabilidades de victoria) )
21.Ad2! Td8 22.Ae3+ Rb5 23.Cc3+ Rxb4 24.Cd5+ Axd5 25.exd5 Txd5 26.Tb1+ Rc3 27.Txb7 Cd8 28.Tc7+ Rxd3 29.Rf1 h5 30.h3 Re4 31.Cg5+ Rf5 32.Cxf7 Cxf7 33.Txf7+ Af6 34.g4+
, tablas, porque tras
34…hxg4 35.hxg4+ Re6
, no tendría sentido seguir luchando.
1/2-1/2

Negligencia 1-Conspiración 0

La filtración del arsenal de aperturas de Caruana provoca un terremoto en el Mundial de ajedrez

Las teorías conspirativas y la manipulación de noticias promovidas por Donald Trump y sus mariachis han llegado al ajedrez. Las redes arden con acusaciones a Fabiano Caruana de filtrar información falsa sobre su preparación para descentrar a Magnus Carlsen, o viceversa. Sin embargo, el análisis de los hechos indica con claridad que es un caso de simple negligencia. Tras cuatro empates (2-2), el ítalo-estadounidense tendrá la iniciativa de las piezas blancas este jueves en la 5ª de las doce partidas previstas en el Mundial de Londres.

¿Cómo alguien del equipo de Caruana puede ser tan estúpido para publicar un vídeo con información secreta? Esa pregunta y muchas similares circulan por Internet. Pero una fuente que pidió el anonimato, próxima al responsable de la publicación, ha dado una explicación lógica: la idea de Rex Sinquefield, mecenas de Caruana, era elaborar un vídeo sobre la concentración del jugador y su equipo en una lujosa casa de campo del magnate para publicarlo después del Mundial; pero alguien -ignorante sobre ajedrez- difundió el martes un avance de dos minutos sin reparar en que incluía diez segundos con información muy importante sobre el repertorio de aperturas y defensas (formas de comenzar una partida) preparadas contra Carlsen. Y cuando se borró el vídeo, ya era tarde.

Basta leer la parte superior de la captura de pantalla para deducir que todo es cierto, sin conspiración alguna. De la lista de aperturas y defensas filtradas, Caruana ya ha empleado una con las piezas negras, el Gambito de Dama rehusado, en la 2ª partida. También se menciona la Defensa Petrov, de la que Caruana es un especialista; y se especifica una variante muy concreta, utilizada varias veces por la china Yifán Hou, número uno de la lista femenina. Si todo es un montaje, el grado de retorcimiento roza lo absurdo.

Además, la sencillez de Caruana y la sinceridad de Carlsen son la antítesis del refinamiento malicioso de Anatoli Kárpov y Gari Kaspárov, quienes mantuvieron (1984-1990) la mayor rivalidad de la historia de todos los deportes, preñada de connotaciones políticas (la vieja guardia comunista contra el espíritu renovador de Gorbachov). En aquella época sí valía todo, hasta el punto de que los servicios secretos de la KGB tuvieron un departamento dedicado solo al ajedrez, tanto para ese duelo como para el Fischer-Spasski (1972, en plena guerra fría entre EEUU y la URSS) y los Kárpov-Korchnói (1978 y 1981; el nuevo héroe nacional contra el “traidor” disidente). El ex agente secreto Vladímir Pópov afirma en su libro The KGB plays chess (el KGB juega al ajedrez) que había incluso un plan para asesinar a Korchnói “si fuera necesario”

Para algo similar hoy, los dos mejores tendrían que ser un palestino y un israelí. El duelo Carlsen-Caruana es muy interesante por motivos deportivos, y por uno adicional: el mecenas Sinquefield -de ideología próxima a la de Trump- ha invertido ya más de 50 millones de dólares (44,4 millones de euros) en su objetivo de que EEUU supere a Rusia y China en ajedrez. Caruana sería el primer campeón del mundo estadounidense desde Fischer.

El arsenal de aperturas y defensas de un jugador es uno de sus tesoros más preciados y secretos (más que las jugadas a balón parado en el fútbol). Era muy frecuente que los veinte primeros movimientos se hicieran de memoria hasta que Carlsen generó una revolución al salirse de lo conocido cuanto antes mejor, para que sus rivales deban pensar desde el principio. Pero el noruego no hace eso en los duelos por el título mundial, quizá porque su ego lo incita a intentar superar en tal faceta a rivales brillantes en ella, como Kariakin (Nueva York, 2016) o Caruana ahora. En ese contexto, la filtración de los secretos del retador puede ser muy grave. Lo que indican las teorías conspiratorias aplicadas a este asunto es que las maneras de Trump están haciendo aún más daño del que se aprecia a simple vista.

Carlsen no muerde tras conocer secretos de Caruana

La filtración de un vídeo sobre la preparación del retador precede a un empate soso y extraño (2-2)

Un vídeo de apariencia inocente publicado en Internet puede convertirse en veneno letal para Fabiano Caruana en el duelo por el título mundial que disputa en Londres frente al campeón, el noruego Magnus Carlsen, porque contiene información clave sobre la preparación secreta del estadounidense. Tras conocer la filtración, Carlsen jugó este martes sin garra la cuarta partida de las doce previstas, a pesar de que tenía la iniciativa de las piezas blancas. No hay una explicación clara de esa actitud. El marcador está igualado (2-2).

El campeón intentó escabullirse cuando se le preguntó por el vídeo, publicado por la mañana y retirado a las pocas horas: “Lo veré esta noche”, fue su primera respuesta. Ante la insistencia de los periodistas, reconoció: “Estoy enterado de su existencia, pero no de los detalles”. Caruana se negó a responder sobre este asunto.

El vídeo muestra imágenes de Caruana y su equipo de analistas -el uzbeko Rustam Kasimyánov, el cubano Leinier Domínguez, el rumano Cristian Chirila y el estadounidense Alejandro Ramírez- durante su concentración en la lujosa casa de campo del mecenas Rex Sinquefield en el estado de Misuri (EE UU). Todo parece muy inocente hasta que, de pronto, se ven imágenes de Caruana en una sesión de entrenamiento, analizando varias posiciones, y, sobre todo, una captura de pantalla de ordenador con la lista de buena parte del repertorio de aperturas y defensas (formas de comenzar una partida) que ha preparado para este Mundial de Londres. Eso es precisamente el mayor secreto que un ajedrecista puede tener antes de un duelo por el título mundial. Lo más probable es que los responsables del vídeo y de su publicación no tengan ni idea de ajedrez.

Una imagen del vídeo filtrado: en la parte superior hay una lista de aperturas y defensas incluidas en la preparación de Caruana L.G.

Muy pocas horas después de la filtración, Carlsen mantuvo una actitud muy extraña en la cuarta partida. Aceptó meterse en una variante de la Apertura Inglesa a sabiendas de que Caruana la había jugado tres veces; lo normal en una situación así es que el noruego hubiera preparado una idea incisiva que sorprendiera a su rival. Pero en lugar de ello jugó pasivamente, sin correr riesgo alguno. Para eso habría sido más lógico jugar una apertura muy inusual, como Carlsen ha hecho tantas veces, con el fin de sacar a su rival de los caminos más conocidos y obligarle a pensar por sí mismo desde el principio y no hacer de memoria los diez o quince primeros movimientos.

En la sala había dos interpretaciones contrapuestas. Los periodistas noruegos no descartaron que, de acuerdo con los principios morales que imperan en Escandinavia, Carlsen no quisiera hacer sangre en una situación claramente injusta para su rival, a pesar de que, en condiciones normales, el campeón es una bestia salvaje de la competición y admite que disfruta cuando sus adversarios sufren. La otra interpretación es mucho menos filosófica, y se resume en estas palabras del veterano gran maestro australiano Ian Rogers: “Carlsen ha decidido ganar tiempo, no correr ningún riesgo hoy, para que su equipo de analistas pueda trabajar profundamente durante el descanso de mañana [por el miércoles] para aprovechar esa información tan valiosa”.

Las consecuencias de lo ocurrido pueden ser muy graves, porque prácticamente obligan a Caruana a olvidarse de gran parte de lo que ha preparado durante meses y a improvisar un nuevo repertorio de aperturas y defensas para las ocho partidas restantes. Y además puede haber secuelas psicológicas importantes, para él y su equipo.

La filtración de información secreta en los Mundiales de ajedrez tuvo su apogeo durante el tercer duelo Kaspárov-Kárpov, en 1986 (Londres y Leningrado). Kaspárov expulsó de su equipo en diferentes momentos a tres de sus analistas (Timoschenko, Vladimírov y Dorfman) tras acusarlos de pasar material escrito muy confidencial a personas cercanas a Kárpov. Pero en este caso no parece haber traición alguna, sino ignorancia sobre los aspectos técnicos del ajedrez y falta de rigor en el control de la información.

Carlsen, en modo apático

El campeón saca el sable pero lo usa solo para ejercicios de calentamiento, y Caruana empata sin sufrir

Carlsen frustra a Caruana

El campeón neutraliza con negras fácilmente el brío del retador, y fuerza el tercer empate (1.5-1,5)

Una partida sosa en apariencia puede ser sustancial en un duelo por el Campeonato del Mundo, como el que Magnus Carlsen y Fabiano Caruana disputan en Londres. La 3ª de las 12 previstas terminó en tablas este lunes después de cuatro horas sin mucha historia en el tablero pero con frustración para el estadounidense, incapaz, por 2ª vez, de lograr ventaja alguna con las piezas blancas. El noruego tendrá la iniciativa el martes en la 4ª con el marcador igualado (1-5-1,5).

“Estoy dispuesto a exprimir hasta la última gota de las piedras”, había advertido Carlsen el viernes, sentado junto a Caruana en la conferencia de prensa posterior al primer asalto, en el que tuvo una gran ventaja pero no logró convertirla en victoria tras siete horas de lucha. Aunque la frase, que recuerda a Anatoli Kárpov, sirve para aumentar la tensión psicológica, no sorprende: es justo así, torturando a sus rivales durante horas a partir de posiciones muy equilibradas, como el campeón gana muchas de sus partidas a lo largo del año.

En esta no llegó a tanto porque su ventaja era microscópica, demasiado pequeña para provocar el error de un rival tan fuerte como Caruana, número dos del mundo. Pero Carlsen se apuntó un tanto en el imaginario marcador psicológico: al igual que el viernes, no tuvo problema alguno para salir de la apertura en una posición cómoda con las piezas negras, a pesar de que el inicio de la partida es precisamente uno de los puntos fuertes del aspirante.

Antes de la partida, el diseñador argentino-británico Daniel Weil, creador de las piezas con las que se disputa este duelo, presentó en la sala de prensa otro invento suyo: un programa informático que produce cierta música según el tipo de jugada que se hace en el tablero. La idea podría tener mucho éxito si Weil lograse que las combinaciones más brillantes fueran asociadas por la máquina con la Novena de Beethoven u otras obras maestras. Pero la 3ª partida de este Mundial recuerda más bien a esas piezas raras de la música de cámara, aburridas para un aficionado normal, aunque interesantes para los entendidos.

Caruana repite, y no logra nada

El aspirante se empeña en plantear la misma variante con blancas, que no le fue bien en la 1ª partida

F. Caruana (2.832, EEUU) — M. Carlsen (2.835, Noruega)
? 2018.11.12 1/2-1/2 ()

1.e4
Fabiano Caruana es uno de esos jugadores que tienden a repetir una y otra vez la misma apertura, aunque ello suponga que su rival estará muy preparado, como se ve en esta partida. Defensa Siciliana (B31):
1…c5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 g6 4.Axc6 dxc6 5.d3 Ag7 6.O-O
( (Caruana se desvía de la primera partida, que siguió con 6.h3 Cf6 7.Cc3 Cd7 ) )
6…Dc7 7.Te1 e5 8.a3
( (y ahora huye del camino más explorado; la principal referencia era 8.Ae3 b6 9.a3 Cf6 10.b4 cxb4 11.axb4 O-O 12.h3 Ch5 13.Cc3 Cf4 14.Axf4 exf4 15.Dd2 h6 16.e5 g5 17.d4 , con ventaja blanca, Shírov-Illescas, Madrid 1996) )
8…Cf6 9.b4
(aunque los peones de c6 y c5 estén doblados son buenos, porque controlan importantes casillas centrales, lo que justifica este plan)
9…O-O! 10.Cbd2
( (tras 10.bxc5 Cd7 11.Ae3 f5 , las negras estarían bien) )
10…Ag4!?
(difícil de entender; la idea principal es que se pueda jugar Cd7 sin encerrar este alfil; pero lo más lógico sería
( 10…Ae6 , y si 11.Cg5?! Ag4 , conservando el alfil) )
11.h3 Axf3 12.Cxf3 cxb4
( (tras 12…Cd7 , la ventaja del cambio en f3 sería haber ganado tiempo para la ruptura en f5, pero a costa de un buen alfil) )
13.axb4 a5 14.bxa5 Txa5 15.Ad2?!
( (Caruana dijo después que su verdadera intención era jugar 15.Txa5 Dxa5 16.Ad2 , que da cierta presión a las blancas, aunque tras 16…Dc7 17.Da1 Cd7 18.Tb1 b5 , no parece que la ventaja sea sustancial) )
15…Taa8 16.Db1 Cd7 17.Db4 Tfe8 18.Ac3
(Caruana admite implícitamente con esta jugada que no ha logrado ventaja alguna en la apertura, y prepara el cambio de las cuatro torres en la columna abierta)
18…b5 19.Txa8 Txa8 20.Ta1 Txa1+ 21.Axa1 Da7 22.Ac3 Da2 23.Db2 Dxb2 24.Axb2 f6 25.Rf1 Rf7 26.Re2 Cc5 27.Ac3 Ce6 28.g3 Af8 29.Cd2 Cg5 30.h4 Ce6 31.Cb3 h5
(solo Carlsen puede presionar, con sus peones del flanco de dama; ventaja negra muy pequeña)
32.Ad2!
(prepara f4; el cambio de caballos en d4 facilitaría el empate)
32…Ad6 33.c3 c5 34.Ae3 Re7 35.Rd1 Rd7 36.Rc2 f5! 37.Rd1 fxe4 38.dxe4 c4
(el plan es crear un peón pasado en el ala de dama)
39.Cd2 Cc5!
(diagrama) (molesta, porque obliga a tomar una decisión -tomar o no tomar- en la última jugada del control)
40.Axc5 Axc5 41.Re2 Rc6 42.Cf1 b4 43.cxb4 Axb4 44.Ce3 Rc5 45.f4 exf4 46.gxf4 Aa5 47.f5 gxf5 48.Cxc4! Rxc4 49.exf5
, tablas, porque el peón de h5 corona en casilla blanca.
1/2-1/2

Caruana exhibe sangre fría y buena preparación

Carlsen no pudo rematar una gran ventaja en la 1ª partida y tuvo que arrancar el empate en la 2ª

Cuatro buenas jugadas en una posición complicada e inferior frente al campeón del mundo con menos de diez segundos en el reloj. Muy pocos ajedrecistas de élite han sido capaces de hacer lo que el estadounidense Fabiano Caruana hizo el viernes en el asalto inaugural del Mundial de Londres frente al campeón, el noruego Magnus Carlsen, quien además es inferior al aspirante en sus conocimientos teóricos sobre aperturas (formas de empezar el juego). La 3ª de las 12 previstas se juega este lunes con el marcador igualado (1-1).

“Cuando me senté a jugar la primera partida estaba un poco nervioso; luego ya me fui calmando”, admitió Caruana en la conferencia de prensa posterior al empate del sábado. Pero esos nervios se debieron sin duda a que era su estreno en una final del Mundial (e incluso en un duelo largo) y a la imponente presencia de tantos reporteros gráficos arracimados a escasos dos metros de la mesa de juego. Es decir, ese tipo de tensión nerviosa no cuenta a la hora de valorar la sangre fría de un jugador.

Y no hay duda de que Caruana tiene mucha, porque su asombrosa exhibición del viernes, cuando su derrota parecía inevitable, no es la primera: el pasado 7 de junio derrotó a su compatriota Wesley So, 11º del mundo, en el torneo de Stavanger (Noruega) con tremendos apuros de tiempo y golpes al reloj en una posición aún más complicada. Podría decirse que Caruana recuerda a Anatoli Kárpov (el gélido Tolia) pero con un matiz importante: en sus años de mayor gloria (1975-1985), Kárpov no se apuraba de tiempo casi nunca; además de frío, era preciso como un reloj suizo.

En cuanto a su otra gran virtud, la preparación casera, Caruana recuerda mucho al legendario Bobby Fischer, campeón del mundo en 1972, por la tendencia a jugar una y otra vez la misma apertura y defensa, a sabiendas -sobre todo hoy, con la ayuda de computadoras que calculan millones de jugadas por segundo- de que sus rivales estarán armados hasta los dientes tras estudiar a fondo todas las partidas anteriores con la misma línea. “Demuéstrame que sabes más que yo sobre esta apertura, y entonces podrás ganarme”, parece ser la idea que hay detrás de esa actitud.

Es indiscutible que Caruana supera a Carlsen en ese terreno porque el noruego solo prepara líneas muy conocidas para los Campeonatos del Mundo y algunas partidas sueltas el resto del año. Donde se siente como pez en el agua es optando por ideas muy raras, cuanto antes mejor, para que su rival tenga que pensar por sí mismo y no jugar de memoria desde una fase muy temprana.

El campeón suele cambiar de actitud en los duelos por el título mundial, y acepta meterse en discusiones teóricas sobre líneas muy analizadas, como ocurrió el sábado en la segunda partida. Pero cabe preguntarse si eso no es darle ventaja a Caruana antes de sentarse, y más aún si la tendencia del estadounidense a apurarse de tiempo es mucho mayor que la de Carlsen, a quien nunca le ha importado no obtener ventaja alguna en la apertura, con tal de sacar al adversario de su zona de confort y obligarle a invertir tiempo. ¿No debería, por tanto, emplear ese tipo de ideas raras o extravagantes -pero no malas- frente a Caruana?

Caruana muestra sus colmillos

El estadounidense sorprende a Carlsen con las piezas negras y le obliga a una defensa fina para empatar

Magnus Carlsen, frustrado porque el viernes no pudo ejecutar una gran ventaja en el primer asalto, comprobó en el segundo que Fabiano Caruana está muy bien preparado. A pesar de jugar con negras, el estadounidense logró una pequeña ventaja con una receta de laboratorio y obligó al noruego a defenderse con precisión durante tres horas. Tras el descanso dominical, el aspirante conducirá las blancas el lunes en la 3ª de las doce partidas previstas en el Mundial de Londres. Tras sufrir la víspera lo que no está escrito durante siete horas para arrancar un empate con las piezas blancas, Caruana necesitaba demostrar con negras que está a la altura exigible para retar a Carlsen, a pesar de su inexperiencia en duelos largos. Y lo hizo, jugando a toda velocidad los quince primeros movimientos tras desviarse en el décimo del camino más conocido. Era un mensaje subliminal para el campeón: “Como ves, estoy muy bien preparado, y hoy vas a ser tú quien sufra la presión del reloj, como sufrí yo ayer”.

Ciertamente, es muy raro que el noruego no saque ventaja en el reloj, contra quien sea. Por tanto, el estadounidense logró un triunfo psicológico cuando, tras solo catorce jugadas, le sacaba 50 minutos al campeón, quien ya había hecho algo extraño, y quizá significativo, tras dos minutos de partida: hizo su jugada y se marchó raudo del escenario, dejando colgados a los 30 fotógrafos (no caben más) que solo disponen de cinco minutos para realizar su trabajo bajo estrictas medidas de seguridad. Dado que Carlsen tenía agua abundante en la mesa, y que orinar inmediatamente antes de la partida forma parte de la rutina de todo ajedrecista, es probable que sintiera la necesidad de desahogar su incomodidad en algún rincón oscuro, fuera de las cámaras; Caruana lo había cazado con una variante de apertura imprevista.

El genio tenía que ponerse el mono de trabajo de un obrero de la defensa, y concentrarse a tope para no cometer imprecisiones que agrandasen la ventaja del aspirante. Lo hizo bien y, tras un cambio masivo de piezas, se llegó a un final de torres con mínima ventaja de Caruana. La duda entonces era si el estadounidense optaría por presionar al noruego, por motivos psicológicos, a pesar de que el pronóstico era de claro empate.

Pero su ventaja era tan pequeña que seguir jugando hubiera sido una falta de cortesía. De modo que el empate se firmó después de tres horas de lucha interesante, y balsámica para Caruana, quien se mostró relajado en la conferencia de prensa posterior, e incluso quitó importancia al suplicio del viernes. Carlsen, con su sinceridad habitual, admitió el error de subestimar la posición de las negras tras la apertura, y reconoció que tuvo que emplearse a fondo en la defensa.

La situación psicológica ha variado mucho en menos de 24 horas. Tras salir del ataúd en el primer asalto, Caruana ha mostrado al día siguiente su resiliencia y excelente preparación. Por algo es el número dos del mundo, a solo tres puntos de Carlsen.

Laboratorio Caruana

El aspirante sorprende al campeón con una excelente preparación y empata con negras sin sufrir

M. Carlsen (2.833, Noruega) — F. Caruana (2.832, EEUU)
? 2018.11.10 1/2-1/2 (Leontxo)

El estadounidense hizo los quince primeros movimientos a toda velocidad tras resucitar una vieja idea en el décimo, y logró 50 minutos de ventaja sobre Carlsen. Defensa Ortodoxa (D37):
1.d4 Cf6 2.Cf3 d5 3.c4 e6 4.Cc3 Ae7 5.Af4 O-O 6.e3 c5 7.dxc5 Axc5 8.Dc2 Cc6 9.a3 Da5 10.Td1 Td8
( (una alternativa interesante: 10…Te8 11.Cd2 e5 12.Ag5 Cd4 13.Dc1?!
( -es mejor 13.Db1 Af5 14.Ad3 Axd3 15.Dxd3 , con ventaja blanca- )
13…Af5 14.Axf6 Cc2+ 15.Re2 Cd4+ 16.Re1 Cc2+ 17.Re2 Cd4+ 18.Re1 , tablas, So-Nakamura, París 2018) )
11.Ae2
( 11.b4?? Cxb4 12.axb4 Axb4 13.Tc1 Ce4 14.Ae5 f6 15.Ad4 e5 , y las negras ganan) )
11…Ce4 12.O-O Cxc3 13.bxc3 h6 14.a4 Ce7 15.Ce5 Ad6! 16.cxd5
(diagrama)
( (mejor que 16.Ah5 Axe5 17.Axe5 f6 18.Ag3 Ad7 , y las negras estarían bien) )
16…Cxd5!
( (tras 16…exd5?! 17.Cc4! dxc4 18.Axd6 , habría ventaja blanca) )
17.Af3!
( (si 17.Ag3 Axe5 18.Axe5 Ad7 ) )
17…Cxf4
( 17…Dxc3?! 18.Dxc3 Cxc3 19.Cxf7! , con clara ventaja) )
18.exf4 Axe5 19.Txd8+ Dxd8 20.fxe5 Dc7
( (también era bueno 20…Ad7 21.Axb7 Tb8 22.Af3 Da5 ) )
21.Tb1 Tb8 22.Dd3 Ad7 23.a5
(este peón es suicida porque lo importante es que el alfil de d7 esté pasivo o tenga que cambiarse por el blanco)
23…Ac6 24.Dd6 Dxd6 25.exd6 Axf3 26.gxf3 Rf8
(ventaja negra en cuanto a la estructura de peones, con varios blancos débiles, pero compensada en parte por la mayor actividad de la torre en b1)
27.c4 Re8 28.a6 b6 29.c5 Rd7 30.cxb6 axb6 31.a7 Ta8 32.Txb6 Txa7 33.Rg2 e5 34.Tb4 f5
( (tras 34…Rxd6 35.f4 , serían tablas teóricas) )
35.Tb6 Re6 36.d7+ Rxd7
(en teoría, sigue siendo tablas, pero está justificado que las negras intenten ganar, por la debilidad de los peones blancos)
37.Tb5 Re6 38.Tb6+ Rf7 39.Tb5 Rf6 40.Tb6+ Rg5 41.Tb5 Rf4 42.Tb4+ e4 43.fxe4 fxe4 44.h3 Ta5 45.Tb7 Tg5+ 46.Rf1 Tg6 47.Tb4 Tg5 48.Tb7 Tg6 49.Tb4 1/2-1/2

Defensa heroica de Caruana

El aspirante arranca un empate balsámico tras siete horas de tortura de Carlsen

F. Caruana (2.832, EEUU) — M. Carlsen (2.835, Noruega)
? 2018.11.09 1/2-1/2 (Leontxo)

El aspirante se libra de una derrota que parecía segura, tras casi siete horas de suplicio. Defensa Siciliana (B31):
1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 g6 4.Axc6 dxc6 5.d3 Ag7 6.h3 Cf6 7.Cc3 Cd7!?
( (el campeón se desvía de dos partidas suyas: 1) 7…O-O 8.Ae3 b6 9.Dd2 e5 10.Ah6 Dd6 11.Axg7 Rxg7 12.a4 Ce8 13.Ch2 Cc7 14.Cg4 f6 , con juego equilibrado, Anand-Carlsen, San Luis 2018; )
( 2) 7…b6 8.Ae3 e5 9.O-O
( – 9.Cxe5?! Cxe4 es muy complicado- )
9…O-O 10.a3 De7 11.Db1 Ch5 12.b4 f5 13.bxc5 f4 14.Ad2 bxc5 15.Db3+ Ae6 16.Da4 , con pequeña ventaja blanca, Caruana-Carlsen, Wijk aan Zee 2015) )
8.Ae3 e5 9.O-O b6 10.Ch2!?
( (la natural es 10.Dd2 ) )
10…Cf8 11.f4!
(antes de que el caballo llegue a e6)
11…exf4 12.Txf4 Ae6!
( ( 12…Ce6 es jugable, pero con la columna ‘f’ semiabierta, tiene más sentido que este alfil defienda f7 y el caballo f6, desde d7, con la perspectiva Ce5) )
13.Tf2 h6!
( ( 13…Cd7 no tiene nada de malo, pero la idea de Carlsen es muy creativa: contra Dd2, el plan sería g5-Cg6) )
14.Dd2!?
(a pesar de todo)
14…g5! 15.Taf1
( (parece interesante 15.Cf1 para ir a f5, pero 15…Dd6! daría ventaja negra) )
15…Dd6!
( (mejor que 15…Cg6 16.Cg4! porque ahora las negras pueden enrocar en largo) )
16.Cg4
( (Judit Polgar sugirió el sacrificio 16.e5!? ) )
16…O-O-O 17.Cf6 Cd7!
(el caballo en f6 obliga a cambiar de plan y eliminarlo)
18.Ch5! Ae5
(clara ventaja negra, aunque no muy grande)
19.g4 f6 20.b3 Af7 21.Cd1 Cf8!
(no debe ser la mejor jugada desde el punto de vista científico, pero es un inesperado sacrificio para los nervios de Caruana, apurado de tiempo)
22.Cxf6
( (el sacrificio 22.Txf6!? era interesante) )
22…Ce6 23.Ch5 Axh5!?
(se podía conservar el alfil)
24.gxh5 Cf4 25.Axf4 gxf4!
(para evitar Ce3-Cf5)
26.Tg2
( (el sacrificio 26.Txf4! tiene buen aspecto, pero quizá no sin tiempo para calcular) )
26…Thg8 27.De2 Txg2+ 28.Dxg2 De6 29.Cf2 Tg8 30.Cg4 De8 31.Df3 Dxh5 32.Rf2!
(dos minutos para llegar a la 40)
32…Ac7 33.Re2
( (había que jugar 33.e5! ) )
33…Dg5!
(para h5 y De5, entrando por b2)
34.Ch2 h5
( ( 34…De5! era más fuerte; 8 minutos para Carlsen, segundos para Caruana) )
35.Tf2 Dg1! 36.Cf1 h4?!
( ( 36…Rb7! ) )
37.Rd2?
( ( 37.e5! ) )
37…Rb7 38.c3 Ae5
( ( 38…Tg3! ) )
39.Rc2! Dg7 40.Ch2! Axc3?!
( 40…Dg1! 41.Cf1 b5! , con ideas como b4 o Tg3) )
41.Dxf4 Ad4 42.Df7+!
( (pierde el peón de h3, pero es mejor que 42.Te2 Aa1! 43.e5 Tf8 44.Dxh4 Axe5 ) )
42…Ra6 43.Dxg7 Txg7 44.Te2 Tg3 45.Cg4 Txh3 46.e5 Tf3 47.e6 Tf8 48.e7
( (tras 48.Ce5 Axe5 49.e7 Te8 50.Txe5 , debe ser tablas) )
48…Te8 49.Ch6 h3 50.Cf5 Af6 51.a3 b5 52.b4 cxb4 53.axb4
(diagrama)
53…Axe7! 54.Cxe7 h2 55.Txh2 Txe7 56.Th6 Rb6 57.Rc3 Td7 58.Tg6 Rc7 59.Th6 Td6 60.Th8 Tg6 61.Ta8 Rb7 62.Th8 Tg5 63.Th7+ Rb6 64.Th6 Tg1 65.Rc2 Tf1 66.Tg6 Th1 67.Tf6 Th8 68.Rc3 Ta8 69.d4 Td8 70.Th6 Td7 71.Tg6 Rc7 72.Tg5 Td6 73.Tg8 Th6 74.Ta8 Th3+ 75.Rc2 Ta3 76.Rb2 Ta4 77.Rc3 a6 78.Th8 Ta3+ 79.Rb2 Tg3 80.Rc2 Tg5 81.Th6 Td5 82.Rc3 Td6 83.Th8 Tg6 84.Rc2 Rb7 85.Rc3 Tg3+ 86.Rc2 Tg1 87.Th5 Tg2+ 88.Rc3 Tg3+ 89.Rc2 Tg4 90.Rc3 Rb6 91.Th6 Tg5 92.Tf6 Th5 93.Tg6 Th3+ 94.Rc2 Th5 95.Rc3 Td5 96.Th6 Rc7 97.Th7+ Td7 98.Th5 Td6 99.Th8 Tg6 100.Tf8 Tg3+ 101.Rc2 Ta3 102.Tf7+ Rd6 103.Ta7 Rd5 104.Rb2 Td3 105.Txa6 Txd4 106.Rb3 Te4 107.Rc3 Tc4+ 108.Rb3 Rd4 109.Tb6 Rd3 110.Ta6 Tc2 111.Tb6 Tc3+ 112.Rb2 Tc4 113.Rb3 Rd4 114.Ta6 Rd5 115.Ta8 1/2-1/2

Empate heroico de Caruana tras siete horas de tortura

Varias genialidades de Carlsen obligaron al aspirante a una defensa numantina cuando parecía perdido

Fabiano Caruana logró salir de las fauces de un campeón sediento de sangre justo cuando el mordisco letal parecía inevitable. A pesar de jugar con las piezas negras, Magnus Carlsen logró clara ventaja, presionó y provocó enormes apuros de tiempo del estadounidense, quien sin embargo encontró una defensa heroica para forzar un empate balsámico en el primer asalto del Mundial de Londres tras siete horas de tortura. El noruego tendrá la iniciativa de las blancas este sábado en el segundo asalto de los doce previstos.

La tensión era muy visible cuando ambos entraron en un escenario invadido por reporteros gráficos (varios por metro cuadrado); en especial, la de Caruana, inexperto en duelos largos. Para colmo, su corazón debió de sufrir un vuelco, a juzgar por la cara que puso, cuando el actor estadounidense Woody Harrelson, invitado para hacer el saque de honor, decidió gastar una broma jugando 1 d4 en lugar 1 e4, como su compatriota le había pedido. A Carlsen le encantó la chanza, pero el retador dejó muy claro que no estaba para bromas y protestó al árbitro, el francés Stephane Escafre.

Dado que Harrelson, muy conocido por su papel en la serie Cheers y varias películas, es un ardiente defensor de la legalización de la marihuana, quizá algún aficionado que no conozca a fondo las partidas del campeón pensara que se había fumado un canuto, en vista de su extraño esquema defensivo. Pero había una explicación lógica: primero, el noruego se desvió de dos partidas propias (una de ellas frente a Caruana, en 2015; y la otra ante Anand, el pasado agosto) para eludir la preparación casera de su oponente. Y luego, porque es un genio, eligió un plan estratégico que no se le ocurre a ningún aficionado y a casi ningún gran maestro. Pero los programas informáticos bendecían la idea de Carlsen, tan extravagante como eficaz.

El resultado fue preocupante para Caruana: su posición era algo inferior tras solo 16 movimientos, Carlsen le sacaba 20 minutos de ventaja, y a él le quedaban 32 para 24 movimientos (el primer control es en la jugada 40). Poco después, cuando a Caruana solo le quedaban diez minutos para 19 jugadas, Carlsen hizo otra genialidad: un sacrificio de peón tan innecesario como sorprendente para su rival, quien sin embargo reaccionó bien y rápido.

Pero la presión del reloj le pasó una factura muy dolorosa. Con tan poco tiempo -hizo la jugada 34 con cinco segundos en el reloj-, ningún ser humano puede ser tan preciso como una máquina; aunque su posición era sostenible en teoría, sus inexactitudes le llevaron poco a poco a una posición perdedora.

Sin embargo, Caruana demostró en ese momento su tremenda fuerza competitiva y logró salir del ataúd cuando su entierro parecía inminente. Es verdad que Carlsen tampoco fue preciso bajo la presión del reloj, pero eso no quita méritos a la impresionante resistencia heroica del aspirante.

El campeón siguió presionando tres horas más, pero ya sin ventaja suficiente para ganar. Lo que podría haber sido un golpe muy doloroso en el primer asalto se convirtió en frustración, gracias a la resiliencia de Caruana. Lo malo para Carlsen es que este año ha sufrido decepciones parecidas varias veces, incluso frente al estadounidense. Y esa repetición puede causarle ansiedad y falta de confianza, dos problemas muy peligrosos para un campeón del mundo.

Magnus Carlsen, el odio a perder

Competidor feroz, el noruego disfruta revisando cómo ha logrado doblegar la resistencia de sus rivales

Estrellar su chaqueta con rabia contra el suelo o desairar a aficionados y periodistas tras una derrota. Magnus Carlsen ha hecho eso varias veces. Pero pierde muy pocas partidas, lo que explica el gran problema de su padre, Henrik: “Es muy difícil motivarlo. Le digo que, si bien más arriba del número uno no hay nada, por debajo hace mucho frío”. Si no fuera campeón, el noruego ganaría mucho menos dinero y dejaría de anunciar marcas de lujo, como Porsche o la ropa G-Star.

“Ser campeón del mundo se ha convertido en una parte de mi identidad, de modo que hablamos de algo muy serio. En realidad, lo que me importa no es el título, sino que lo tenga otro”, dice Carlsen en el último número de la revista Time. Lo que tiene mucho que ver con lo dijo a EL PAÍS hace dos años en Nueva York, al día siguiente de renovar el título con muchos apuros (en el desempate de partidas rápidas) frente al ruso Serguéi Kariakin: “Reconozco que mi principal problema es el control de mis emociones; debo trabajar seriamente en la preparación psicológica”

Esa sorprendente sinceridad es habitual en Carlsen, un feroz competidor y ganador que no siente lástima por sus víctimas —lo ha dicho varias veces— y que obtiene su mayor placer cuando visualiza cómo ha logrado doblegar la resistencia de su rival, a veces tras siete horas de suplicio. Un psiquiatra que conozca en detalle la vida de Carlsen quizá vincule ese placer con el acoso que el pequeño Magnus sufrió en el colegio cuando sus compañeros vieron que era raro y superdotado. Sus padres lo habían visto mucho antes, a los cuatro o cinco años; ninguna de sus biografías omite que a esa edad recitaba de memoria todos los países del mundo y los municipios de Noruega, o que resolvía rompecabezas muy complicados.

La adolescencia de Carlsen es similar a la de Caruana en cuanto a que ambos se aburrían en clase y en que viajar mucho fue una de las terapias. Pero con una diferencia muy importante: tras un año sabático cuando él tenía 13, dedicado a recorrer Europa jugando torneos y visitando sitios culturalmente interesantes, Magnus volvió al colegio y terminó la enseñanza secundaria, con un plan especial para grandes deportistas.

Mientras tanto, Carlsen fue dejando marcas de precocidad extrema: gran maestro a los 13 años, número uno por primera vez a los 18, campeón del mundo a los 22… lo que a su vez generó otra hazaña: convertir el ajedrez en un deporte muy popular en Noruega, donde era casi desconocido. Uno de muchos ejemplos: la dirección de uno de los bancos más importantes del país ordenó bloquear en todas las sucursales las páginas de Internet que retransmitían en directo sus partidas del Mundial contra Anand en Chennai (India), tras comprobar un alarmante bajón en la productividad de los empleados.

Todo indica que la decisión de ir al colegio hasta los 16 años es clave para que Carlsen no sea un enfermo mental evidente, como otro campeón tan genial como él, el estadounidense Bobby Fischer (1943-2008). El psiquiatra islandés Kari Stefansson, que trató mucho a Fischer en los últimos años de su vida, lo explica así: “Las personas normales pensamos casi siempre dentro de una caja, con unos límites. Los genios salen a menudo de esa caja, y entonces producen genialidades. Pero a veces no saben volver, y a eso lo llamamos locura”. Varios psiquiatras consultados por este periódico coinciden en que la escasa educación de Fischer contribuyó a que desarrollara enfermedades mentales. De momento, Carlsen siempre ha vuelto dentro de la caja, y no se ven riesgos de que deje de hacerlo.

Fabiano Caruana, monje y gladiador

El estadounidense ha terminado su preparación para el Mundial en la casa de campo de un millonario, donde ha trabajado a conciencia también el aspecto físico

Durante años, parecía que Fabiano Caruana era un jugador tan fuerte como tímido, a quien solo le interesaba el ajedrez desde los 5 años, cuando su madre, Santina, lo vio como un posible remedio a la falta de concentración en la escuela. El error reluce ahora, porque puede ser el primer campeón del mundo estadounidense desde el mítico Bobby Fischer (1972).

Santina (italiana) y su marido, Lou (estadounidense), no tardaron en ver el enorme talento de Fabi, quien derrotaba a chicos mucho mayores en el barrio neoyorquino de Brooklyn. Al igual que Carlsen y casi todos los superdotados, el niño se aburría en clase. De modo que sus padres decidieron sacarlo de la escuela cuando cumplió 12 años y emigrar a Madrid con dos objetivos: trabajar con el afamado entrenador ruso Borís Slótnik, residente en la capital de España, y vivir en el país que organiza más torneos internacionales cada año.

El niño no encajó nada bien aquellos cambios, pero hoy, a los 26 años, lo ve de otro modo: “Fue duro porque mi vida y mis amigos estaban en Brooklyn; incluso hoy, aunque nací en Miami, sigo enganchado a Nueva York a pesar de que vivo en San Luis [estado de Misuri] porque esa ciudad es fantástica, muy especial, vibrante en cuanto a cultura y energía. Pero reconozco que fui un privilegiado porque conocí buena parte del mundo desde niño, jugando torneos; eso no tiene precio y me ha formado como persona”.

Aprovechando su doble nacionalidad, Caruana jugó por Italia de 2005 a 2015. Su trayectoria fue muy consistente y demostró que sus padres tenían razón: logró el título de gran maestro cuando aún tenía 14 años, más precoz que Fischer (aunque menos que Carlsen, quien lo consiguió a los 13). Y las pocas dudas que pudiera haber sobre su potencial se despejaron por completo en la Copa Sinquefield de 2014, donde cuajó lo que podría ser el mejor resultado de un jugador en la historia del ajedrez: invicto, con 8,5 puntos en diez partidas, tres más que Carlsen.

El nombre de ese torneo se debe al mecenas Rex Sinquefield, quien ya ha invertido más de 50 millones de dólares para que EEUU arrebate la tradicional hegemonía en ajedrez a Rusia y, de paso, para que “San Luis sea la mejor ciudad del mundo para un ajedrecista”, según Caruana. Buena parte de esa inversión consistió en financiar el cambio de nacionalidad de Caruana y del filipino So. Y el primer gran éxito fue inmediato: EEUU ganó el oro en la Olimpiada de Ajedrez de Bakú (Azerbaiyán) en 2016, y la plata (tras China) en la reciente de Batumi (Georgia).

Caruana ganó el pasado marzo el Torneo de Candidatos en Berlín para mayor alegría de Sinquefield, quien le ha cedido su casa de campo en Misuri para que se entrene a conciencia, no solo en los aspectos técnicos junto a otros grandes maestros, sino corriendo, jugando al tenis y practicando yoga (también le gusta mucho nadar). Asimismo, Caruana dedica tiempo a escuchar música (rock clásico y hip-hop) y al cine (Tarantino, Lynch, Guillermo del Toro…).

“La gente se sorprendería mucho si viera la enorme tensión que sufrimos los ajedrecistas durante 24 horas al día en un torneo, y las calorías que consumimos. La preparación física es de gran importancia. Carlsen lo sabe y la cuida mucho, y yo ahora también. Va a ser un combate golpe a golpe, como si fuera boxeo”, asegura el número dos y retador del noruego. De pronto, aquel supuesto monje deviene en fiero gladiador.

Carlsen-Caruana, un genio contra un portento

El noruego defiende su título en Londres ante el estadounidense, ‘número dos’ a muy poca distancia

Genio: capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables. Portento: persona admirable por alguna condición. Magnus Carlsen, noruego de 27 años, campeón desde 2013 y número uno, es un genio; Fabiano Caruana, estadounidense de 26, número dos, un portento. Pero el noruego no anda muy fino últimamente, lo que cuestiona su papel de favorito. El duelo empieza este viernes (16.00) en Londres al mejor de doce partidas con un millón de euros en premios.

Mientras Carlsen finalizaba su preparación en una playa de Lanzarote y en una estación de esquí en su país, la televisión pública noruega NRK daba los últimos toques en Oslo al estudio especial diseñado para retransmitir las doce partidas en directo. Carlsen es un ídolo, y si la presión le motiva, ahora siente mucha, no solo por cuestiones patrióticas sino puramente deportivas: Caruana se le ha acercado a solo tres puntos en la lista mundial, lo que refleja su consistencia desde que ganó el Torneo de Candidatos en Berlín en marzo, así como los altibajos del campeón.

“Si continúo jugando como en los últimos meses, de manera patética a veces, no voy a ganar. Caruana es un jugador tremendo y está en forma. Mi principal preocupación ya no es el control de mis emociones, como hace dos años contra Kariakin, sino jugar bien”, dijo Carlsen ayer en la rueda de prensa inaugural en Londres, tras señalar que la pregunta (sobre sus puntos débiles) le incomodaba.

También hay presión para el estadounidense porque sus compatriotas vuelven a hablar de ajedrez masivamente por segunda vez desde hace más de 40 años, cuando Bobby Fischer causó una verdadera fiebre por el deporte mental. La última fue durante los dos duelos de Gari Kaspárov con el programa informático Deep Blue (IBM), de 1996 y 1997. “Aunque los resultados en los torneos son, ante todo, una cuestión individual, será un honor compartir un triunfo en este duelo con todo el país”, explicó Caruana.

Diversas fuentes especulan con la posibilidad de que Caruana haya podido acceder a las partidas secretas jugadas por la máquina Alpha Zero, el mejor ajedrecista inhumano del mundo, que pertenece a Google. Tendría lógica que así fuera porque el multimillonario Rex Sinquefield, mecenas de Caruana, no repara en gastos a la hora de apoyarlo.

Las apuestas por Internet favorecen a Carlsen por 2 a 1 (en números redondos). Otro dato llamativo es que, en las partidas entre ambos de los dos últimos años, el balance favorece al escandinavo por dos victorias y nueve empates, sin derrotas. Pero debe tenerse muy en cuenta que esos guarismos miden las trayectorias de sus carreras completas, no su estado de forma actual. Si el genio no actúa a su mejor nivel, el portento puede destronarlo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*